Noticias

Últimos artículos

0

Protestas en Chile y el ambiente: se necesita un cambio de ruta urgente

Algunas de las causas de las protestas en curso en Chile tienen mucho que ver con la explotación indiscriminada y miope de sus recursos naturales por parte de consorcios internacionales que maximizan sus utilidades, generando grandes desigualdades y dejan a un pueblo entero de rodillas. La sincera carta de una chilena a su país.

de Alejandra Vásquez Alvarado

Mi querido Chile, eres un conjunto de personas muy diversas pero también muy similares entre sí.  Hoy escribo desde nuestras similitudes.

A todas y todos nos abraza una inmensa cordillera, un extenso océano, respiramos el mismo aire y el sol nace a la misma hora para cada uno de nosotros/as. La fuente de recursos de donde obtenemos nuestro Producto Interno Bruto (PIB) viene de esta cordillera, ahí está el cobre, el litio, el agua… En esta tierra chilena crecen tantas frutas, la más querida para todo buen chileno es la “palta”, también los Porotos, el Vinito, ...”. De este océano que baña las extensas costas chilenas crece: el congrio, la reineta, los locos, las centollas, las almejas, los salmones que van contracorriente y desde la Isla de Pascua el atún.

¿Qué ha sucedido en estos últimos años?

Existe una contaminación sistémica del fondo marino, un caso son los antibióticos que se les da a los salmones, que ha provocado la desaparición de tanta fauna endémica y que ha incrementado el deterioro de la pesca artesanal. Nuestro mar esta concesionado a grandes industrias y mucho de nuestros peces se venden en el exterior.

Los minerales la misma situación, existen grandes concesiones a consorcios internacionales, nos va quedando cada vez menos minerales y de esta extracción nos queda agua contaminada. Asociado a la explotación de minerales tenemos grandes áreas de sacrificio donde viven personas que sufren de graves enfermedades producto de la contaminación existente en esos lugares de explotación inescrupulosa.

Ni hablar de la escasez hídrica de la cual se han apropiado un grupo de personas con mejor información y fuera de una mirada de bien común. Las paltas que nacen de esa agua que escasea se va de exportación, dejando a chilenos y chilenas sin sus paltas y a mucha gente de esos territorios sin agua para el consumo, ni para el riego y sus animales mueren de inanición.

De igual modo la disminución de caudales en los ríos, como es el caso del histórico Rio Biobío, que nace en la tierra ancestral Mapuche en la Laguna Galletue y del Lago Icalma, este río considerado uno de los más extensos de nuestro Chile (360km) y que los Mapuches lo llaman Butanleuvu (Rio Grande). Hoy llega a la ciudad de Concepción como un riachuelo, su caudal ha bajado considerablemente en los últimos años y una de las razones de esta baja es: la siembra de pino y eucalipto a gran escala.  Estas plantaciones no nativas sustraen agua de las napas profundas de la tierra generando erosión y en poco tiempo veremos el desierto no solo en el norte sino también en el sur de nuestra nación.

También tenemos algo que nos separa, hay quienes carecen de un salario digno intentando sobrevivir cada día, esto los ha llevado a una angustiosa escalada de deudas. El nivel de endeudamiento también se alarga a otros grupos sociales podríamos estimar que casi un 70% u 80% de la población que por diversos motivos: algunos por subsistencia, otros por apariencia, otros para ganar estatus y reconocimientos y todos influidos por una publicidad engañosa y asfixiante, tienen en común altos niveles de endeudamiento que hacen insostenible el vivir sereno y tranquilo en esta misma tierra y en este mismo cielo que nos cobija. 

Este grupo de personas viven con miedo del mañana, angustia, fruto de esto aparecen enfermedades como el Colon Irritable, Stress y otras situaciones que hacen que afloren sentimientos de derrota y frustración. 

Todo esto se ve exacerbado por servicios públicos ineficientes que carecen de los recursos para ofrecer servicios por ejemplo de salud que ayuden apaliar su dolor.

Carecemos de cuidado a los adultos mayores, a ellos no les queda otra alternativa que extender su vida laborativa ya que sus jubilaciones de los fondos de pensiones (AFP) no cubren sus necesidades básicas y se ven envueltos en trabajos que agudizan su situación de salud.

Estas son solo algunas de nuestras heridas que vivimos como sociedad.

Confiamos en que saldremos adelante con propuestas que cuiden nuestra Mapu, nuestra tierra y a nuestra gente. Aún estamos tiempo de salvar y cuidar aquello que nos queda. Queremos un desarrollo de verdad no de extracción, trabajos y salarios dignos, un desarrollo sostenible y no de filantropía transformada en publicidad, queremos tener en cuenta nuestro hoy, el de nuestros hijos e hijas y generaciones venideras. Amamos nuestro territorio y lo queremos ver desarrollarse en armonía para gritar con toda nuestra fuerza: Viva Chile!

Credits foto: @sineditar1

Tags: ,
Image

ir al archivo

Idioma: ESPAÑOL

Filtrar por Categorías

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

Seguici su:

Rapporto Edc 2017

Rapporto Edc 2017

L’economia del dare

L’economia del dare

Chiara Lubich

"A differenza dell' economia consumista, basata su una cultura dell'avere, l'economia di comunione è l'economia del dare..."

Le strisce di Formy!

Le strisce di Formy!

Conosci la mascotte del sito Edc?

¿Quién está conectado?

Hay 456 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2024 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - edc@marcoriccardi.it

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.