A la escucha de la vida

Spighe di grano rid modEn esta categoría se recogen los editoriales de Luigino Bruni correspondientes a la serie "A la escucha de la vida", un comentario al libro de Isaías, publicados en Avvenire a partir del 26 de junio de 2016

 

Palabras para el tiempo de todos

A la escucha de la vida/29 - El profeta es maestro de luz porque conoce la noche

de Luigino Bruni

publicado en Avvenire el 08/01/2017

Lago Albano rid«La marea humana, rompiendo a los pies de la torre golpeada sin cesar por su miseria, sigue repitiendo una pregunta: «¿Shomer ma-millailah? - Cuánto falta para el día». El tono del oráculo desconcierta por su inaudita cortesía: «Si os place preguntar, volved…». Saber no importa. Lo que importa y da vida es no perder el angelical temblor, la necesidad, el deseo de saber cuándo acabará o qué significa la noche. La peor desgracia sería que nadie viniera ni preguntara.»

Guido Ceronetti, El libro del profeta Isaías

Ninguna otra época como la nuestra ha conocido semejante producción y multiplicación de palabras. Las culturas antiguas, agrícolas y analfabetas, precisamente porque no sabían leer ni escribir, porque conocían pocas palabras, intuían que la palabra, las palabras, contenían en su seno un misterioso poder, que era motivo de respeto y temor. No sabían leer ni escribir, pero sabían hablar. No sabían escribir poesías, pero sabían contarlas, sabían vivirlas. Nuestro tiempo, inundado de palabras, ha perdido el sentido de la palabra. Carece de los instrumentos necesarios para reconocer a los profetas, y por eso los confunde con los creadores y vendedores de charlatanería. Para reconocer y comprender a los profetas – sólo Dios sabe cuánta falta nos hace – sencillamente deberíamos aprender de nuevo a hablar.

Leer más...

Quien deja de gritar pierde a Dios

A la escucha de la vida/28 – El bueno que resiste da raíces al futuro y salva a todos

Luigino Bruni

Publicado en  pdf Avvenire (52 KB) el 31/12/2016

jacob y el angel 299x300«Si encuentras en el camino un nido de pájaros, con polluelos o huevos, sobre un árbol o en el suelo, y la madre echada sobre los polluelos o sobre los huevos, no tomarás a la madre con las crías. Deja marchar a la madre. Así tendrás prosperidad y larga vida» (Deut. 22,6-7). Esta promesa es la misma de aquellos que “honran al padre y a la madre”. Se cuenta que una vez el rabí Elisha ben Abuya vio a un hombre subir en sábado a lo alto de una palmera. El hombre se llevó a la madre junto con las crías y descendió ileso. Otro día después del sábado, otro hombre subió a la palmera, tomó a los pequeños pero dejó volar a la madre. Al bajar, una serpiente mordió al hombre y murió. Elisha dijo: "No hay justicia, no hay Juez". Y abjuró. ¿Qué hizo Elisha para mostrar que había perdido la fe? No construyó una filosofía atea. Un día de sábado arrancó una mata de hierba.

Paolo de Benedetti, Uomini e profeti, Radio3

El encuentro y la tensión vital entre el humanismo griego y el humanismo bíblico han marcado profundamente el alma de la cultura occidental. El genio filosófico de los griegos indagaba en la verdad con una libertad absoluta, desligada de toda referencia al pasado, a la tradición o a los textos sagrados. Por su parte, el ethos bíblico, más orientado hacia la vida que hacia la verdad, tenía la vista puesta en el futuro, pero no estaba liberado ni desligado de los comienzos, pues se encontraba anclado a un primer Pacto y una promesa imprescindibles.

Leer más...

Otros ángeles sobre la misma gruta

A la escucha de la vida/27 – La espera es la condición ordinaria de la vida buena

Luigino Bruni

Publicado en pdf Avvenire (53 KB) el 18/12/2016

Notte stellata Corea ridSi se lo consentimos, Dios deposita en nosotros una pequeña semilla y se va. A partir de ese momento, a Dios no le queda otra cosa que  hacer que esperar. Y a nosotros tampoco. Lo único que debemos hacer es no lamentar el consentimiento que dimos, el sí nupcial. No es tan fácil como puede parecer, porque el crecimiento de la semilla en nosotros es doloroso."

Simone Weil, A la espera de Dios

La espera es la condición ordinaria de la vida buena. Cada año revivimos el Adviento porque, aunque ya sabemos que el niño ha venido, también sabemos que debe regresar. El pueblo de Israel creía y sabía que Abraham se había encontrado con el Señor, que se le había aparecido a los patriarcas, a Agar, que Moisés hablaba con él cara a cara. Todos los profetas conocieron la voz, y vieron el cielo y los ángeles. Sin embargo, seguían esperando al Emmanuel, al Dios-con-nosotros que ya había venido y debía regresar.

Leer más...

Bendito tiempo de la desilusión

A la escucha de la vida/26 – Las casas y las comunidades siempre necesitan aire nuevo

de Luigino Bruni

publicado en Avvenire el 18/12/2016

Albero bucato rid“¡Ay, cómo son a veces nuestras ideas! Apenas una máscara. Yo, por ejemplo, puedo expresar ideas muy generosas acerca de la condición de los pobres. Sin embargo, por muy generosas que sean mis ideas, si tengo una casa hermosa y rica y a los pobres sólo los veo en la calle, ¿cómo será en ese caso mi amor? ¿Podré decir que amo la pobreza y a los pobres? Ciertamente no. Si así fuera, estaría entre ellos, sería uno de ellos. Mis ideas son para la pobreza, pero mi amor es para mi casa".

Giuseppe de Luca, Introducción a la historia de la piedad.

Todas las comunidades viven una tensión vital entre lo interior y lo exterior. Entre la necesidad de preservar la identidad y la necesidad de acoger al que llama a la puerta. Entre el deseo de abrir para que entre aire fresco que vivifique la casa y el de cerrar para mantener la calidez de la intimidad creada por la relación entre sus habitantes. Por lo general, el miedo a perder la calidez prevalece y las comunidades se van transformando progresivamente en clubs privados formados por personas iguales que consumen bienes relacionales, protegidas por recintos que con el tiempo se convierten en verdaderos muros.

Leer más...

Lo necesario es demasiado poco

A la escucha de la vida/25 – Aprender a vivir el tiempo de la maduración de la semilla

Luigino Bruni

publicado en  pdf Avvenire (33 KB) el 11/12/2016

pescadorBusco la palabra.
Nuestra lengua es impotente,
sus sonidos de pronto - pobres.
Con el esfuerzo de la mente
busco esta palabra –
y no la encuentro.
No la encuentro.

Wislawa Szymborska, Busco la palabra

En el corazón de la humanidad siempre ha anidado una profunda añoranza de la tierra de la gratuidad. Una tierra donde cada hombre, cada mujer y cada pobre tengan pan, agua, leche y miel sin que el acceso a estos bienes fundamentales de la vida esté mediado por la posesión de dinero. Porque sabemos que existe una relación de fraternidad más profunda que la ley del intercambio de la moneda y las finanzas, y más verdadera que las desigualdades económicas y sociales. Sentimos que ese vínculo fraternal nos llama, espera que lo descubramos y lo reconozcamos.

Leer más...

Las fecundas heridas del parto

A la escucha de la vida/24 – Comprender la novedad del "varón de dolores" produce alegría

Luigino Bruni

Publicado en pdf Avvenire (54 KB) el 04/12/2016

Pietà postmoderna rid«Canto al hombre muerto, no al Dios resucitado. Canto al hombre manchado, no al Dios lavado. Canto al hombre enloquecido, no al Dios equilibrado.»

Roberto Roversi y Lucio Dalla

Los “cantos del siervo” constituyen la cúspide del libro de Isaías y uno de los pasajes más elevados de la literatura de todos los tiempos. Forman un texto profético y poético admirable, capaz de recoger las esperanzas de la historia precedente y de prefigurar a un hombre y a un Dios que aún no existían. Son palabras improbables, versos antes nunca escritos. No podían ser escritos y sin embargo han llegado hasta nosotros.

Leer más...

Llamados a fundar tiendas

A la escucha de la vida/23 – Más allá de los fracasos, el «segundo día» de toda vocación

Luigino Bruni

Publicado en   pdf Avvenire (52 KB) el 27/11/2016

Maschere Corea«Concluido el evangelio según Marcos, [Espinosa] quiso leer otro de los tres que faltaban; el padre  [de los Gutres] le pidió que repitiera el que ya había leído, para entenderlo bien. (...) El día siguiente comenzó como los anteriores, salvo que el padre habló con Espinosa y le preguntó si Cristo se dejó matar para salvar a todos los hombres. Espinosa le contestó:
- Sí. Para salvar a todos del infierno.
(…) Los tres [Gutres] lo habían seguido. Hincados en el piso de piedra le pidieron la bendición. Después lo maldijeron, lo escupieron y lo empujaron hasta el fondo. (…) El galpón estaba sin techo; habían arrancado las vigas para construir la Cruz»

J.L. Borges, El evangelio según Marcos

Nuestras palabras más importantes tienen la capacidad de hacerse historia, carne. Son capaces de encarnarse en nuestra vida. Si no fuera por esas pocas palabras distintas, todo nuestro hablar y escribir sería un soplo, viento, vanitas. Si elogiamos la pobreza y a los pobres con palabras verdaderas mientras vivimos en la comodidad de las riquezas, llegará un día en que esas palabras se harán vida y seremos al fin pobres. Si creemos que un crucificado nos ha salvado y anunciamos esta fe, llegará un momento en que también nosotros seremos clavados en la cruz para encarnar esa salvación, para liberar a nuestros amigos de su infierno. Un profeta puede pasar muchos años diciendo palabras que no vive por sí mismo, pero, si no es un falso profeta, llegará un día en que él mismo se convertirá en las palabras que anuncia. Puede pasar mucho tiempo llorando sobre su pueblo humillado y aplastado, hasta que un día él también será aplastado, humillado y repudiado, como su pueblo. Y su vocación se cumple. 

Leer más...

La maldición de los recursos

A la escucha de la vida/22 – La ceguera de reducir a los profetas a «profesionales del imperio»

de Luigino Bruni

publicado en  Avvenire el 20/11/2016

Albero Seoul rid«¿Para qué poetas en tiempos de penuria?»

Friedrich Hölderlin, Pan y vino

 «¡Quédate, pues, con tus sortilegios y tus muchas hechicerías! ¿Te podrán servir de algo? ¿Acaso harás temblar de miedo? Que se presenten, pues, y que te salven los que describen los cielos, los que observan las estrellas y hacen saber, en cada mes, lo que te sucederá… Eso serán para ti tus hechiceros por los que te has fatigado desde tu juventud. Cada uno errará por su camino, y no habrá quien te salve.» (Isaías 47, 12-15).

El segundo Isaías, en este bellísimo capítulo de profecía poética, anuncia la destrucción de Babilonia. Su soberbia y su imperialismo («tú que te dices en tu corazón: ¡yo y nadie más!» 47,8) la están llevando a la ruina. En la raíz de este inminente desastre no está sólo la hybris típica de todos los imperios, ni sólo la idolatría que el profeta, en capítulos anteriores, ponía en el centro de su disputa.

Leer más...

Que nadie toque a Adán

A la escucha de la vida/21 – No podemos tener celos del nombre y de la presencia de Dios

de Luigino Bruni

publicado en Avvenire el 13/11/2016

Porta Appia Antica rid«Una vez el Baal Shem convocó a Samael, el señor de los demonios, para un asunto importante. El señor de los demonios bramó: “¡Cómo te atreves a llamarme! Hasta ahora esto sólo sucedió tres veces: en la hora del Árbol del Conocimiento, en la hora del becerro de oro y en la hora de la destrucción de Jerusalén.” El Baal Shem pidió entonces a sus discípulos que se descubrieran y sobre cada frente Samael vio el signo de la imagen según la cual Dios creó al hombre. Hizo entonces lo que se le pedía y, antes de partir, dijo: “Hijos de Dios vivo, permitidme permanecer aquí un poco más y contemplar vuestras frentes.”»

Martin Buber, Cuentos Jasídicos

 El Ulises de Homero y el de Dante, juntos, hablan de la vocación y el destino del hombre occidental. Irresistible es la llamada de la tierra y de la casa, como irresistible es, al mismo tiempo, la necesidad de zarpar hacia mares desconocidos. El mar que hay que surcar para regresar a casa es el mismo mar que seduce e invita a acometer nuevos viajes.

Leer más...

El consuelo de la profecía

A la escucha de la vida/20 – Fieles al pueblo y a Dios, aun cuando parezca vencido.

de Luigino Bruni

publicado en Avvenire el 06/11/2016

Fiore cigno rid«No soy contemporáneo mío, ningún poeta lo es. Soy contemporáneo vuestro, todo poeta lo es»

Giovanni Casoli, Todo es íntimo

Nahamú nahamú ‘ammí: «Consolad, consolad a mi pueblo» (Isaías 40,1). Con estas palabras comienza la segunda parte del libro de Isaías, obra de un autor de nombre desconocido que se reconoce como seguidor de la escuela del primer Isaías. La tradición bíblica quiso incluirla dentro del mismo rollo de Isaías, pero en realidad se debe a un autor distinto, que vivió casi dos siglos después del primer profeta “hijo de Amós”, si bien no es inferior a él en cuanto a fuerza profética y poética.

Leer más...

Este es el lugar de Dios

A la escucha de la vida/19 – Dios se manifiesta en el mundo, aquí es donde lo encontramos.

de Luigino Bruni

publicado en Avvenire el 30/10/2016

Albero statua crop rid«Tal vez un rasgo de la cara crucificada acecha en cada espejo; tal vez la cara se murió, se borró, para que Dios sea todos. Quién sabe si esta noche no la veremos en los laberintos del sueño y no lo sabremos mañana».

J. L. Borges, El hacedor

Si la vida de los profetas es valiosa, no es porque seamos capaces de imitarla. Los que se nos presentan como modelos a imitar son los falsos profetas. Los verdaderos profetas saben que, si se muestran a sí mismos como realización ética de las palabras que anuncian, acabarán convirtiéndose en ídolos y oscureciendo su ideal, como en un eclipse. Los profetas son valiosos en la medida en que son inimitables y distintos de nosotros. Isaías no salvó a su pueblo mediante la imitación de sus discípulos. Si se hubieran limitado a hacer eso, simplemente habrían redimensionado su mensaje y traicionado su memoria. Los signos y los gestos proféticos son muy potentes cuando los realizan los profetas, pero se convierten en parodias o en comedias cuando los realizamos nosotros con la intención de imitarles.

Leer más...

La economía silenciosa

La economia silenciosaLuigino Bruni y Anouk Grevin

Editorial Ciudad Nueva,
Argentina 2017

Cómpralo en Ciudad Nueva

Siguenos en:

facebook twitter vimeo icon youtubeicon flickr

El alba de la medianoche

Logo Geremia Crop 150Serie de comentarios de Luigino Bruni al libro de Jeremías publicados cada domingo en Avvenire

Ir a la serie completa

El don del segundo relato

Nairobi 2015: un lugar dedicado a todos los contenidos

Logo sito Nairobi rid modIntervenciones y experiencias  (vídeos y textos), galería fotográfica, powerpoints: todos los contenidos  para revivir los acontecimientos en Nairobi 2015

Ir al lugar    Ir a los contenidos del Congreso EdC  Ir a los contenidos de la Escuela de EoC  

Galería fotográfica Congreso EdC 2015

150531 Nairobi Congresso EdC 76 rid modMariápolis Piero, Nairobi (Kenia)
27-31 mayo 2015

ir a la galería fotográfica

El dado de la empresa

Logo cube IT 150

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

Unete a la EdC

EoC Companies crop banner rid modRegistrando tu empresa en la nueva página web: edc-info.org

Para saber más...

Por una economía del bien común

por-una-economia-del-bien-comun ridZamagni, Stefano

 Editorial Ciudad Nueva, abril 2012

Leer mas...

RSS - suscríbase

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.