Clarin - 15/12/2012

Opinión

Rehacernos a partir del diálogo y la confianza

Por Cristina Calvo Ex coordinadora de la mesa del dialogo Argentino (Crisis 2001)

publicado en Clarin.com Opinion el 22/12/12 - 01:53

Logo_Clarin_OpinionDepender de la fuerza y de la violencia es efímero, porque ponen en crisis la paz social, conducen al caos y nos llevan hacia el borde del abismo.

Es cierto que vivimos situaciones muy complejas tanto en el plano mundial como en el nacional. En todas las circunstancias, l os momentos de inflexión requieren del respeto, de la concertación y de una integral consecuencia con la ética así como con los principios de la vida, la justicia social y el amor por el bien público.

En cualquier situación socioeconómica y política, el uso de la fuerza y de la violencia en detrimento de la razón para imponer criterios no es solución aceptable para las contradicciones subsistentes en nuestra sociedad y mucho menos se pueden justificar como actuaciones propias de la vida democrática.

El bien no se impone por la fuerza, el bien se impone por su propia fuerza . El rencor convertido en odio anula la esencia misma del desarrollo horizontal de la sociedad así como el respeto por las diferencias de pensamiento. Afecta dolorosamente al conjunto de la ciudadanía y fundamentalmente a los más vulnerables, que siguen esperando una agenda que permita redistribuir los frutos del crecimiento, propiciar un federalismo cooperativo, limitar la concentración del poder económico, asegurar la seguridad social en sentido universal, darle transparencia y nuevas prioridades al presupuesto nacional, reformar el sistema impositivo en vistas a su equidad, asegurar el pleno funcionamiento de los poderes de gobierno y ampliar la base participativa de la sociedad en los asuntos públicos.

Sin duda que esta políticas son más complejas que las que surgen del fundamentalismo del mercado, del clientelismo o del populismo, pero son imprescindibles, como imprescindible es que las palabras coincidan con los hechos.

De nosotros depende la posibilidad de rehacernos con diálogo, acuerdos, esfuerzos compartidos, cultura, sueños y confianza. Recuperemos el pueblo vivo y plural que siempre fue nuestra querida Argentina.

 

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.