¿Nuevo modelo económico o nuevo modelo cultural?

¿Nuevo modelo económico o nuevo modelo cultural?

di Cristina Calvo
publicado en el diario argentino Clarín el 17 de octubre de 2008

Hoy, la crisis financiera internacional, nos coloca frente a múltiples desafíos. Según datos de Andrea Baranes, de la Fundación Banca Ética, el movimiento de la masa especulativa sin reglas ni controles, habría llegado a los 3 billones de dólares al día, mientras que, el comercio internacional dentro de la economía real, sería de sólo 10 billones de dólares por año.

Estamos frente a una crisis endógena y estructural de un mundo financiero que asegura ganancias inmensas a pocos actores y gigantescas desigualdades a todo el planeta.
No se puede dejar pasar este momento sin someter a discusión la base misma de los mecanismos del sistema. Seriamente, tenemos que volver a discutir una nueva gobernanza global de la arquitectura financiera y reflotar o proponer alternativas que se fueron debilitando en el debate: la Tobin Tax o formas similares de tasación internacional, la redistribución de la riqueza a escala mundial, la necesidad de eficaces instrumentos de política económica por parte de los Estados, hasta la generación de una renta destinada a la tutela los bienes públicos globales.

Pero ¿entró en crisis solamente un estilo de sistema financiero basado en la especulación o también un estilo de vida y de consumo?
Es necesario llevar al crédito a su función originaria. No es un fin en sí mismo sino un medio al servicio de la actividad productiva y comercial, cuya operatividad se fundamente en el respeto de los derechos humanos y del medio ambiente.
Las finanzas y el crédito deben restablecerse como instituciones esenciales al servicio del bien común. Precisamente, entre los primeros bancos populares se encuentran los “Monti di Pietá” de los franciscanos del medioevo, nacidos para proteger a los pobres de caer en las manos de los usureros.
También la actual crisis nos interpela a revisar nuestra calidad en el consumo, a elegir “estilos de vida sobrios y sostenibles”, desde una opción antropológica que tenga en cuenta el bien de todos, preferentemente el bien de los más vulnerables y de la “casa común”.
Crisis es hoy, más que nunca, posibilidad de una verdadera transformación social y cultural hacia un mundo vivible para todos.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.