reseñas de prensa

Il Sussidiario.net - 11/04/2011

Lecturas

La ley de los Papas "empresarios" aliados del mercado

por Gianfranco Fabi

publicado en: ilsussidiario.net  el 11/04/2011

Algo se está moviendo. Por encima de la realidad de las pequeñas y medianas empresas, en las que se basa la economía italiana, seguramente ya han pasado las largas olasGianfranco_Fabi de la crisis del 2009 y se empiezan a manifestar, todavía entre contrastes y diferencias, algunos indicadores significativos de un crecimiento que se debe, en buena medida, a la exportación. La capacidad de adaptación, la voluntad de innovación y la búsqueda de nuevas soluciones están moviendo a las empresas a pesar de las dificultades de un contexto caracterizado por la falta de una política económica seria y el aplazamiento de reformas importantes como la fiscal.

Algo se está moviendo. También parece ir tomando cuerpo una reflexión que afecta a las empresas y a las llamadas partes sociales: empresarios, directivos, asociaciones y en menor medida también la política. Una reflexión que pasa por un proceso crítico con la tradicional visión cuantitativa para llegar a descubrir en el valor de la empresa sobre todo sus elementos de responsabilidad social, empezando por la “comunidad de trabajo” que forman las personas que la componen.

Casi se podría empezar por la encíclica Centesimus annus de Juan Pablo II, que emitió un juicio positivo sobre el capitalismo, si por “capitalismo se entiende un sistema económico que reconoce el papel fundamental y positivo de la empresa, del mercado, de la propiedad privada y de la consiguiente responsabilidad para con los medios de producción, de la libre creatividad humana en el sector de la economía, la respuesta ciertamente es positiva, aunque quizá sería más apropiado hablar de «economía de empresa», «economía de mercado», o simplemente de «economía libre»".

En profunda continuidad con esta visión, la reciente Caritas in veritate de Benedicto XVI amplía el significado de la economía de empresa, señalando que un mercado sólo puede ser realmente eficiente y tender a crear condiciones más justas, si comprende y deja que fructifiquen valores como la gratuidad, el don y la participación. En este sentido, es importante reflexionar sobre los motivos por los que se crean empresas y redescubrir que la eficiencia y la capacidad de estar en el mercado no dependen sólo de decisiones técnicas, organizativas y logísticas, sino también y sobre todo de la motivación de las personas, de valores que no temen transformarse en ideales.

Es lo que nos recuerda Luigino Bruni, que ha escrito, junto con Alessandra Smerilli, el libro La levedad del hierro, una introducción a la teoría económica de las Organizaciones con Motivación Ideal (Vita e pensiero, 140 pgs., 14 euros). No se trata, como el título podría hacer creer, de un manual para gestionar conventos, casas de acogida o asociaciones filantrópicas. Siguiendo precisamente el punto de vista de la Caritas in Veritate, los autores señalan que “para que las empresas triunfen y duren en el tiempo, cada vez tienen menos peso los capitales tecnológico y financiero y más el de las personas (el capital humano), el capital social y civil y los bienes relacionales”.

Las personas, con permiso de Adam Smith, no actúan solamente por su propio interés ni todas las empresas se mueven sólo por el beneficio, aunque éste sea fundamental para una buena gestión. El sistema económico aparece como una realidad donde puede y debe haber espacio para realidades distintas, para lugares que den relieve a la unicidad de la experiencia humana que Hayek considera un elemento vital porque, entre otras cosas, incorpora el conocimiento de las generaciones anteriores.

La empresa moderna es la que sabe hacer fructificar experiencias distintas, la que sabe dar espacio a las motivaciones ideales, la que consigue mover la participación. La realidad italiana parece redescubrir positivamente el valor de una verdadera economía de relación. Pero no las relaciones de favor recíproco, el do ut des, la recomendación entre amigos. Las relaciones que importan son las que reconocen las capacidades, la profesionalidad y la experiencia. Las que saben valorar a cada persona, introduciendo el sentido económico en la más grande dimensión de la humanidad.

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 377 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.