Formación en la EdC

Para una gestión de comunión en las empresas EdC

Intervención de Luca Crivelli

Loppiano (Florencia), 17 de mayo de 2008 

«“Una noche, Francisco oyó una voz que decía “Me muero”. Era el gemido de un hermano. Francisco le preguntó qué le ocurría: “Me muero de hambre”. “Aprisa, todos en pie. Preparemos enseguida una comida para todos.  No es necesario que un hermano muera de hambre, pero tampoco que sienta el apuro de comer solo. Sin duda no fue más que un austero bocado nocturno.» [Julien Green].

«Toda la finura de la santidad se encuentra en el cuidado de no humillar al hermano hambriento (…) Francisco sienta a todos a aquella pobre mesa porque el amor y el respeto al otro deben prevalecer sobre cualquier observancia o práctica ascética» (Gianfranco Ravasi)

Me gustaría comenzar mi breve exposición citando un párrafo del último libro de Luigino Bruni titulado “El principio carismático de la economía de mercado”, que está dedicado a dos figuras de la historia europea que marcaron no sólo la vida de la Iglesia sino también la praxis económica de la sociedad moderna: San Benito y San Francisco de Asís. Dice así:  “Cuando los carismas entran en la dinámica civil, con ellos aparece en escena una dimensión de la acción caracterizada por una fuerza extraordinaria y poco frecuente. El pensamiento cristiano la ha llamado “agape”, amor gratuito. (…) Las experiencias carismáticas consisten, en efecto, en el don de recibir unos “ojos nuevos” que permiten descubrir detrás cada problema una bendición.” 

pdf pdf Para una gestión de comunión en las empresas EdC  

 

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.