¿Alergia a la familia?


¿Alergia a la familia?

por Vittorio Pelligra
publicado en Città Nuova N.21/2009

Ya sabíamos que los efectos de la crisis financiera y económica se harían sentir a largo plazo y afectarían en primer lugar a los bancos y después a las empresas, al empleo, al consumo y al ahorro. En efecto, en estos días se dan a conocer puntualmente los datos del ISTAT, que ponen de manifiesto que la renta de que disponen las familias y las microempresas italianas ha disminuido en 11.000 millones de euros durante el segundo trimestre de 2009. La misma tendencia negativa se observa en el ahorro, que ha disminuido, por primera vez en los últimos años, del 15,2% al 14,8% en el mismo periodo.

Si bien es cierto que las empresas producen riqueza, no es menos cierto que quien redistribuye, ahorra y consume la mayor parte es la familia. La familia garantiza el poder adquisitivo a quienes carecen de rentas, contribuye a transferir la riqueza a las generaciones futuras y cumple, además, un importante papel como amortizador social natural. Sin embargo, mientras que las empresas han sido objeto de ayuda y gran atención, al menos por lo que respecta a las intenciones, a la familia le ha faltado todo, incluso las intenciones. Esto es perceptible también en el escaso espacio que se le dedica en el debate público, que, sin lugar a dudas, no es proporcional al papel que la familia juega en la sociedad, incluso desde el punto de vista puramente económico.

La presión fiscal, en lugar de disminuir, aumenta del 40% al 43%. Una política fiscal expansiva, aunque rigurosa, puede constituir un medio importante para apoyar la calidad de vida de las familias y sin embargo la “petición de una fiscalidad adecuada para las familias” promovida el año pasado por el Forum de Asociaciones familiares y que consiguió recoger casi un millón y medio de firmas, sigue sin ser escuchada. Además, las medidas anti-crisis del pasado diciembre, que en teoría deberían haber proporcionado oxígeno al consumo de las familias, han terminado por beneficiar principalmente a los solteros. Un mensaje político y cultural ciertamente preocupante. ¿Cómo puede esperarse que la recuperación económica se ponga en marcha si no se invierte en la unidad fundamental del tejido social?

Pero la familia no es de derechas ni de izquierdas. Es una realidad de la que no se puede prescindir, un recurso para todo el país. Sería deseable un esfuerzo conjunto de todas las fuerzas parlamentarias con la sociedad civil, para llevar al primer plano de manera fuerte y decidida los temas de la familia y de la calidad de vida de quienes invierten en el futuro, impulsando con valentía, entre otras cosas, la propuesta del cociente familiar.

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 809 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.