Pequeño manual de defensa personal/2

Segunda parte de la guía de “auto-ayuda” para entender mejor lo que ocurre en Italia a causa de la especulación financiera. Una crisis que nos afecta a todos

Pequeño manual de defensa personal/2

por Vittorio Pelligra

publicado en cittanuova.it el 13/07/2011   

Money4. ¿Qué consecuencias acarrea la especulación sobre quienes son víctimas de ella?
Las consecuencias siempre son negativas, pero es crucial el tipo de especulación. A lo largo de la historia se ha especulado con inmuebles, casas y terrenos, con divisas, con los alimentos básicos, con las acciones de empresas individuales o grupos de empresas, con bulbos de tulipán, con hojas del tabaco, con todo. Los resultados han sido naturalmente muy distintos. En todo caso, la consecuencia general está relacionada con el hecho de que la especulación en general no crea riqueza, sino que la “extrae”. Toma un poco de muchos para dárselo a unos pocos.

Por estas razones también hay quienes la justifican moralmente. Según la visión neoclásica del liberalismo, la especulación actúa un poco como la selección natural, eliminando a los menos aptos para sobrevivir y fortaleciendo a los mejores. Otros definen a los especuladores, siempre en tono positivo, como los “barrenderos del mercado”, porque a través de sus operaciones hacen más eficiente el mercado, eliminando sus imperfecciones. En un sentido puramente técnico esto puede incluso que sea cierto.

Pero hace falta una buena dosis de cinismo para pintar como benefactores a quienes especulan con el trigo o con el maíz, haciendo que su precio aumente vertiginosamente y llevando el hambre a poblaciones enteras; o a quienes, apostando sobre divisas y tipos de cambio, ponen de rodillas a estados enteros; o también a quienes aceleran la caída de una empresa para obtener una ganancia, destruyendo quién sabe cuántos puestos de trabajo.
 
Otro punto especialmente relevante en relación con la especulación actual es que se producirá un efecto en cadena. Si es cierto que en este momento el objetivo son los títulos del estado italiano e Italia será el país más agredido, no es menos cierto que nuestros títulos están en manos de los principales bancos europeos, que necesariamente se verán afectados negativamente. Toda la zona euro sufrirá graves repercusiones.
 
5. ¿Se puede poner remedio?

No hay recetas fáciles, pero en todo caso puede ser útil hacer una consideración. Ya hemos dicho antes que la especulación golpea a los más débiles haciendo que sean aún más débiles. Hoy Italia es percibida como un país débil, quizá todavía no desahuciado, pero bastante débil. Las razones son varias y el ambiente de crisis económica general tampoco ayuda. Pero además nosotros ponemos de nuestra parte un crecimiento que no arranca, con la complicidad de una baja inversión en investigación y desarrollo y unas reformas y liberalizaciones que siguen sin verse a pesar de las reiteradas promesas.
 
Por otra parte, están las medidas cuyo contenido todavía es poco claro, que parecen castigar a los pequeños ahorradores y a los pensionistas, presentadas por un gobierno en fibrilación permanente, donde los ministros del área económica se dedican mutuamente comentarios bien poco lisonjeros mientras presentan al público y a los mercados las medidas. Además está la Lega que, a pesar de estar en el gobierno, presenta una montaña de enmiendas que retrasan todavía más la aprobación ya urgentísima del documento económico.
 
La guinda del pastel la ponen las investigaciones penales que están tocando a Tremonti y sacando a la luz prácticas de intercambio y parcelaciones que no nos hacían ninguna falta.
 
Un panorama como este lleva a los especuladores a apostar contra Italia. Sólo seremos capaces de hacer que pierdan la apuesta si recuperamos la credibilidad perdida. Si pasamos página. Si cerramos una época de expectativas defraudadas, anuncios incumplidos y promesas continuamente traicionadas. Si invertimos radicalmente la marcha, revitalizando un país sofocado y dando espacio a las nuevas y frescas energías que también Italia, afortunadamente, todavía es capaz de movilizar.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.