Muchos demasiado pobres y pocos demasiado ricos

El economista Pelligra interpreta los datos del ISTAT sobre la reducción de la renta. «La abolición del  ICI ha traído recortes en gasto social. ¿El impuesto sobre el patrimonio? Impopular pero necesario».

Muchos demasiado pobres y pocos demasiado ricos

por Maddalena Maltese

publicado en cittanuova.it el 10/02/2011

Los recientes datos del ISTAT indican una disminución de la renta de las familias del 2.7% y una disminución del poder adquisitivo que llega al 9.6%. Le pedimos a Vittorio Pelligra, economista y profesor en el Instituto Universitario Sophia que nos comente estos datos.

Esta vez los datos del ISTAT parecen dar la razón al sentir común, a pesar de los anuncios positivos sobre el crecimiento. ¿Es verdad que somos todos más pobres?

«Sin duda, los datos confirman una percepción extendida entre las familias, que han visto reducirse progresivamente su capacidad de compra. El optimismo que se quiere difundir a varios niveles es, en cierto sentido, una medida política que hay que adoptar sobre todo en estos tiempos, porque la crisis se alimenta del pánico y la desconfianza de la gente. Hay que tranquilizar a los inversores y a los ahorradores, para evitar el peligro de una estampida hacia los cajeros. Si todos creen que son más pobres, a lo mejor no es cierto que  todos lo sean, pero se gasta menos, se realizan menos inversiones y la economía no se alimenta, por lo que se trata de un peligro que hay que conjurar».

Pero la realidad es que no hay dinero, ni tampoco servicios…

«Decía que infundir optimismo no basta, hay que actuar para apoyar la renta de las familias y en este sentido se ha hecho poco. En los datos del ISTAT es interesante la diferencia entre el Norte y el Sur. ¿Podría decirse entonces que el Norte se ha empobrecido? Realmente en el Norte, que tiene un nivel de empleo más alto, la crisis ha hecho que haya más parados que antes, mientras que en el Sur el paro ya era alto, por lo que la incidencia de la crisis ha sido marginal, pues el nivel de partida ya era bajo. Lo cierto es que, además de poder adquisitivo, las familias han perdido toda una serie de servicios que estaban asegurados por un mayor volumen de transferencias del Estado central a las entidades locales que, de esta manera, proporcionaban bienestar, asilos, transportes públicos, etc., servicios de los que disfrutaban las familias con rentas más bajas. Por ejemplo, las guarderías tienen ahora cuotas prohibitivas para muchas personas. La eliminación del ICI ha drenado todavía más recursos a las entidades locales y de esta forma el empobrecimiento ha sido doble: reducción de renta y de servicios al mismo tiempo».

¿El federalismo fiscal podría garantizar la calidad y la calidad del gasto?

«El principio federal quiere unificar la responsabilidad y los centros de coste. Parte del principio de que quien gasta es responsable, porque ese dinero viene de una recaudación local y lleva el nombre de sus ciudadanos. El principio funciona pero la forma de aplicarlo plantea dudas, ya que no todas las regiones parten con las mismas condiciones. Hay una evidente desproporción en cuanto a la calidad de la administración pública, más alta en el norte y más baja en el sur, al igual que en la capacidad de gasto. Ahora bien, que se vincule la posibilidad de gastar a la capacidad de la clase política y por lo tanto a la consiguiente capacidad de los electores de castigar a quienes gasten mal, me deja perplejo. Gastar mal no siempre conduce al relevo de la clase política, ya que en lugares donde la sociedad civil no es activa y hay infiltraciones de los poderes fuertes, este automatismo puede saltar por los aires. De hecho, en esos casos la clase política no es sólo expresión del voto de los ciudadanos ». 

¿Pero las políticas adoptadas hasta la fecha para salir de la crisis han tenido efectos positivos?

«Se ha invertido mucho en confianza, pero la confianza no es ciega. Si las personas se dan cuenta de que la operación de promoción del gasto es un maquillaje, la confianza cae inexorablemente y esta no puede ser la única inversión a largo plazo. La psicología y las operaciones spot no son suficientes. Lo que a mi juicio no se ha hecho es taponar la pérdida de poder adquisitivo. No se han apoyado los ingresos ni desde el punto de vista de la transferencia de recursos (véase la abolición del ICI, sin sustituirlo por nada), ni desde el punto de vista de las desgravaciones fiscales. Me parece que no se ha hecho nada por el cociente familiar ni se ha adoptado ninguna medida de apoyo para las rentas más bajas. Todos recordamos lo que debería haber sido la tarjeta social y lo que ha sido en realidad: una operación de marketing».

Se vuelve a hablar del Impuesto sobre el Patrimonio, pero no se toma ninguna medida concreta. ¿Por qué?

«Gravar el patrimonio es una medida impopular, pero no se explica que no habrá medidas predatorias sino propuestas para situar la carga fiscal italiana al mismo nivel de los demás estados europeos, puesto que aquí muchas deducciones. Se habla de ello a menudo porque se está llegando a un punto de ruptura en la desigual distribución de la renta. Cuando el sistema económico incrementa las diferencias en una fase de recesión económica, la percepción de la pobreza se hace intolerable. Yo estoy a favor de que los ciudadanos con rentas altas contribuyan más para producir bienes públicos. Después hay que ver quién es rico y qué patrimonios gravar».

¿Qué tipo de señal emitiría una solución como esa?

«Sin duda produciría un movimiento de capitales. En la economía italiana, las grandes riquezas derivan de posiciones de renta perjudiciales para la economía. Los rentistas son una clase parasitaria porque mantienen una riqueza improductiva gracias a los beneficios fiscales. Si las rentas tuvieran condiciones menos ventajosas, los capitales se desplazaría a la producción y a la inversión y la economía podría obtener serias ventajas de todo ello ».

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 373 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.