Invertir en humanidades y en cohesión social

Del Informe sobre Desarrollo Sostenible de “Il Sole 24 Ore”, coordinado por Laura La Posta

de Luigino Bruni

publicado en Il Sole24ore,  il 02/03/2016

150824 Praga EoC SS 07 ridLa economía de un país depende sobre todo de sus capitales. En la segunda mitad del siglo XX, Italia fue capaz de realizar un verdadero milagro económico y cívico porque disponía de capitales sociales, morales, espirituales y comunitarios, que el sistema en su conjunto fue capaz de “rentabilizar”. Nunca habríamos transformado un país con una pobreza tan extendida en una de las potencias económicas mundiales sin esos patrimonios (don de los padres: patres munus) hechos de virtudes cívicas, de valiosos sacrificios, de fe y de ideales. Nunca habríamos triplicado el número de empresas (en los años 60 pasamos de 300.000 a un millón) sin la ética campesina y artesana del trabajo bien hecho.

No olvidemos tampoco ese capital inmenso generado por las mujeres que cuidaban de todos: un patrimonio enorme, no reconocido ni remunerado.

A la Italia del siglo XXI le cuesta mucho producir hoy flujos económicos (empleo y PIB, entre ellos) porque ha deteriorado y gastado sus capitales industriales, así como, sobre todo, sus capitales sociales, cívicos y morales. Si no volvemos a ver, medir, cuidar, mantener y reconstituir los stocks, los flujos cada vez serán más escasos. Pero no se puede intervenir en los capitales siguiendo el ciclo político electoral de los países. Los frutos que generan se ven a largo plazo, y los que los recogen no son los mismos que plantaron los árboles. Por eso la cultura política de los tiempos ordinarios no es capaz de reconstruir los capitales, sino únicamente de medir e impulsar los flujos. Cuando se comporta así, es como el apicultor que, ante una disminución de la miel en las colmenas, sigue incentivando a las abejas sin darse cuenta de que el problema está en el deterioro de las flores y las plantas del terreno circundante. Para que la miel aumente, en realidad lo que debería hacer es salir de su hacienda y ponerse a plantar nuevos árboles frutales.

Italia no volverá a ser protagonista en el panorama económico europeo y mundial actual si no empieza a invertir, de otra forma y con mayor intensidad que en las últimas décadas, en los lugares donde se forman los capitales morales y cívicos de las personas. Lo primero en una sociedad moderna, como dicen el papa Francisco y una filósofa tan laica como Martha Nussbaum, es que la escuela y la universidad intensifiquen la formación humanística de los jóvenes, la historia, la literatura, la poesía y el arte, porque es allí donde se regeneran los grandes códigos simbólicos capaces de generar también flujos económicos. Las técnicas y los instrumentos que están inundando la escuela y la universidad no son la prioridad de la educación, entre otras cosas, porque con la velocidad característica de nuestro tiempo, ninguna técnica es capaz de enseñar de verdad un oficio, que se aprende haciendo. Una política que esté verdaderamente a favor del bien común no debería reducir el arte y las humanidades en la formación de los jóvenes, sino aumentarlas con todas las (escasas) energías morales que todavía le quedan.

Después, habría que trabajar más en la cohesión social, que es donde se entrelazan los capitales cívicos de un pueblo. La desigualdad creciente destruye la cohesión social, como también la destruye la reducción de los espacios públicos habitados o la proliferación de los juegos de azar.

Necesitamos innovaciones económicas y sociales. Pero hay que recordar que el primer y más antiguo uso de la palabra innovación es botánico: hay innovación cuando una rama emite una nueva yema. El árbol innova floreciendo, generando nueva vida. No se puede innovar sin raíces, sin tierra buena, sin árboles y sin ramas. Tampoco sin la mano y sin los cuidados del agricultor o el jardinero. Las innovaciones que nuestra economía necesita requieren muchas cosas, como buenas finanzas y buenos bancos. Pero antes están las raíces y la fertilidad del humus. Volveremos a innovar de verdad cuando cuidemos las raíces y el humus agostado, cuando tengamos manos expertas y generosas, incluyendo la mano del mercado y la pública. En caso contrario, seguiremos viendo las colmenas vacías y responsabilizando a las abejas.

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 179 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.