Europa puede rebelarse

 

La especulación financiera que agrede a varios países de la Unión podría evitarse con una política común y unos impuestos eficaces. ¿Se ha rendido la política al poder del dinero?

Europa puede rebelarse

por Alberto Ferrucci

publicado en cittanuova.it el 11/07/2011        

Giochi_in_borsa_ridEl ataque especulativo de días pasados contra los títulos del estado italiano, ha aumentado en 8.000 millones de euros los intereses que tendrá que pagar cada año el tesoro italiano para refinanciar los 400.000 millones de euros que suponen los títulos que vencerán en los próximos 18 meses. Dado que casi la mitad de los títulos italianos están en manos extranjeras, eso quiere decir que la mitad de ese dinero no se quedará en casa, sino que saldrá al exterior, aunque los títulos los hayamos emitido nosotros. Dado que los políticos, que con sus peleas y mal gobierno han dado motivo a la especulación, no se van a hacer cargo de estos intereses y dado que nuestra deuda no puede aumentar más so pena de terminar en la bancarrota, lo cierto es que el dinero lo tendremos que pagar todos los italianos con más impuestos o menos servicios.

Aprovechando una ocasión que se me presentaba, le pregunté a un alto funcionario italiano del sector por qué Europa no imponía que los famosos Credit Default Swaps (CDS), que hoy son el medio más sencillo para especular, estuvieran sujetos al impuesto que grava los seguros, que va del 22 al 26 % de la prima.
 
Los CDS, aunque no tengan esa forma, en el fondo son una forma de seguro, ya que cubren el riesgo de insolvencia del deudor. Según las últimas estimaciones, con los CDS se aseguran hoy 55 billones de dólares de deudas, lo que comporta, a un costo del 2%, primas por importe de 1,1 billones, que podrían producir unos ingresos para los estados de 275.000 millones de dólares, muy útiles para los países más afectados por la especulación financiera que están tratando de que la deuda no les ahogue.

Cuanta más dificultad tiene el deudor para hacer frente a sus compromisos, más aumentan estas pólizas su valor y esto genera riesgos especulativos adicionales. El impuesto podría limitar estas operaciones. Entonces ¿por qué no se actúa?
 
La respuesta del funcionario fue sorprendente: «Porque en caso contrario estas operaciones se transferirían a paraísos fiscales». Me quedé asombrado, tal vez era la única respuesta que se le ocurría en el momento, azorado por no haber tenido el valor de proponerla en su ámbito.

Pero al volver a pensar en ello, la inconsistencia de la respuesta me pareció aún más evidente: estas operaciones habitualmente las realizan instituciones financieras que actúan de acuerdo con las leyes de su país, ya que en caso contrario caerían dentro del área penal. Para transferir estas operaciones a paraísos fiscales, estas instituciones deberían transferir sus capitales oficialmente y deberían paga en sus países de origen los impuestos sobre los beneficios obtenidos con ellos.
 
Si Europa no se rebela imponiendo estos impuestos tal vez sea porque el poder confiado a un gobierno mundial que de hecho nadie quiere, ya está siendo ejercido por las finanzas especulativas, que en estos días vemos cómo son capaces de aumentar o disminuir la deuda de un país, declarando más o menos seguros los títulos que emite y decidiendo si especula o no con ellos.
 
Si es así, nuestras democracias son falsas; sería un momento oportuno para que la comunidad europea, el grupo de estados más potente del mundo, hiciera uso de su potencia en ventaja de todos, rebelándose contra el poder del dinero.

Si Europa decidiera que los contratos CDS sólo son impugnables legalmente si están registrados en su ámbito o han pagado el correspondiente impuesto, gestionarlos en otro lugar perdería valor y los bancos centrales tendrían muchos más elementos para valorar a los bancos a quienes tienen el deber de contralar y cuyos compromisos no siempre figuran en sus cuentas.   

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.