…Por todas partes se veía la mano de Dios

Entrevistas a los “testigos” de los primeros 20 años de EdC

…Por todas partes se veía la mano de Dios

entrevista a Enzo Morandi “Volo”

por Antonella Ferrucci

Enzo_Morandi_Volo_03_ridEnzo Morandi “Volo”,  era corresponsable con Ginetta Calliari de la comunidad de los Focolares en Brasil cuando, al final de su “histórica” visita a la comunidad, Chiara Lubich lanzó la Economía de Comunión. Le pedimos que nos cuente algún recuerdo de aquellos días excepcionales que pasó al lado de Chiara.

Volo, desde el día en que Chiara aterrizó en Sao Paulo y le impresionó el contraste entre los rascacielos y las favelas hasta el día 29 de mayo, fecha en la que Chiara lanzó la Economía de Comunión, transcurrieron casi tres semanas. ¿Recuerdas algo de aquellos días anteriores al “lanzamiento de la bomba”?

Recuerdo que todos los días, a las 4 de la tarde, Chiara se reunía con todos los responsables de la comunidad de Brasil. Eran momentos preciosos, porque Chiara nos contaba todo lo que pasaba por su alma, lo que veía, lo que sentía... Estos momentos se grabaron y se transcribieron. Al final de las tres semanas que duró la visita nos entregaron estas transcripciones que han sido muy útiles para reconstruir todas las sensaciones que precedieron y de algún modo orientaron el lanzamiento de la EdC, que ocurrió el penúltimo día y fue una sorpresa enorme para todos nosotros.

Al volver a leer estos textos, después de que Chiara lanzara la EdC, se comprende que había algo que estaba madurando y creciendo dentro de ella. En particular, Chiara nos hablaba de cómo debía ser una ciudadela e insistía mucho en que todo tenía que nacer de la comunión. Nuestra espiritualidad es una espiritualidad de comunión, por lo que la tentación siempre es la de transformarla en algo individual. Esto es cierto sobre todo ahora que Chiara ya no está entre nosotros. Antes era más fácil: ante cualquier duda recurríamos a ella. Ahora sentimos precisamente la necesidad de dejarnos guiar por la unidad, por la comunión entre nosotros.

Durante los primeros días de su visita, Chiara no se encontraba muy bien y sentía un cierto malestar físico. ¿Ves alguna relación entre este “malestar” y lo que vino después, algo así como unos “dolores de parto”?

No sabría decirte... Recuerdo que los primeros días no se encontraba bien, sentía un cierto malestar debido al viaje … pero después de algunos días se recuperó tan bien que creo recordar que dedició quedarse una semana más. Y después ocurrió lo que ocurrió...

¿Por qué pensó Chiara en ubicar las empresas en parques empresariales cerca de las ciudadelas del Movimiento?

Porque tenían que ser expresión de la realidad espiritual que caracteriza la convivencia en una ciudadela y también porque el parque empresarial, Enzo_Morandi_Volo_01_ridaun siendo una estructura completamente laica, dirigida por personas que responden de ella ante la sociedad, tiene un vínculo con la ciudadela. Los responsables de la ciudadela participaban concretamente en las reuniones con los administradores del parque empresarial no tanto para intervenir en las decisiones empresariales, sobre las que no eran competentes, sino para asegurar que hubiera siempre un clima de unidad, de fraternidad, de comunión.

¿Recuerdas cómo surgió la idea de los tres tercios?

La idea de los tres tercios fue una “bomba”. Recuerdo que estaba delante de Chiara cuando lanzó la Economía de Comunión y … nos caímos de las nubes, fue una sorpresa enorme. Aunque por otra parte veíamos que era la respuesta a una exigencia que siempre habíamos sentido desde que pusimos los pies en Brasil en 1959, una exigencia fuerte de justicia social y de comunión. Así que tenía raíces profundas en nuestra experiencia.

¿Cómo recuerdas lo de “somos pobres pero muchos”?

Recuerdo que Chiara sentía que la fuerza de la EdC residía en el hecho de que en Brasil había decenas de miles de personas que compartían este espíritu y que estarían dispuestas a dar su contribución personal. La EdC no era algo estratégico, surgido de un plan diseñado en un despacho, sino algo que nacía de la vida. Este “ser muchos” permitió que fuera posible recoger en seguida las “acciones” que posibilitaron el nacimiento del Polo Spartaco, que se puso a disposición de las primeras empresas de la EdC.

Para terminar, ¿recuerdas lo que sucedió cuando Chiara se fue?

Enzo_Morandi_Volo_02_rid

Recuerdo que junto a la gran alegría que sentíamos, había también un cierto suspense. Chiara había lanzado algo grande ¡y ahora nos tocaba a nosotros realizarlo! Pero, al mismo tiempo, si Chiara nos había confiado la EdC no podíamos no estar seguros de la ayuda de Dios. Cuando Chiara se fue, constituimos una serie de comisiones. La primera para establecer el tipo de sociedad que debería caracterizar el parque empresarial y que debería acercarse lo más posible a lo que nos había dicho Chiara: se decidió constituir una sociedad por acciones. Una segunda comisión debía encargarse de buscar el terreno para el Polo cerca de la Mariápolis. Los acontecimientos que se sucedieron fueron largos e interesantes. La zona que rodea la Mariápolis está formada por colinas y no es muy adecuada para establecer industrias. Después de ver varios terrenos sin encontrar el adecuado, nos sentíamos desanimados ya que nos parecía imposible encontrarlo. Pero recuerdo que dije a las personas que se encargaban de esto: “Confiemos: veréis que el terreno ya está listo y nos está esperando”. Fuimos a ver otro terreno. A primera vista pensé: ¡este es el adecuado! Era un terreno totalmente llano preparado por una multinacional farmacéutica para una instalación a la que después había renunciado. ¡Parecía hecho para nosotros! Entonces lo compramos en varios pasos marcados por una serie de hechos pequeños pero extraordinarios, como el relativo a la calificación urbanística del terreno. Antes de comprarlo comprobamos con los técnicos municipales que el uso industrial estuviera permitido. Pero, una vez comprado el terreno, el mismo ingeniero que nos había confirmado el uso industrial de la parcela, vino a decirnos todo compungido que mientras tanto había salido una ley, de la que no tenía conocimiento, que impedía este tipo de instalaciones en las cercanías de los ríos, situación en la que se encontraba la parcela. ¡Fue un duro golpe! Ya lo habíamos comprado y no podríamos utilizarlo como parque empresarial. Pero después pensé:  “no, no es posible que Dios nos haya hecho dar tantas vueltas y ahora las cosas no se arreglen” y, en efecto, algún tiempo después cambió la ley. Pero lo mejor es que si hubiéramos sabido antes de la existencia de aquella ley, ¡nunca habríamos comprado el terreno! Nos pareció un “truco de Dios” para hacer que compráramos aquel terreno. Ocurrieron muchas cosas como esta. Por todas partes se veía “la mano” de Dios. Era algo que constantemente nos ponía “en adoración”.

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 424 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.