El Polo Lionello Bonfanti "encuentra" a Adriano Olivetti

Primer encuentro de la serie "Adrianolivettiannouno" en el Polo Lionello

El Polo Lionello Bonfanti "encuentra" a Adriano Olivetti

por Lucia Zorzi

100426_Olivetti_01Loppiano – A veces hay encuentros que dejan huella. El que tuvo lugar ayer por la tarde en el Polo Lionello es uno de ellos. La presentación del tema “La idea de comunidad en la actuación de la empresa”, corrió a cargo del economista Luigino Bruni, quien puso de relieve los puntos de convergencia y de divergencia entre el pensamiento de Adriano Olivetti (este año se cumplen 50 años de su muerte) y la realidad de las empresas de comunión, de la que el Polo Lionello Bonfanti de Loppiano, cuna de la Economía de Comunión, es fiel testigo.

Este encuentro con los empresarios y trabajadores del parque empresarial y con los estudiantes del Instituto Universitario Sophia de Loppiano había sido propuesto por la Asociación Vita Eudaimonica y su presidente, el filósofo Alberto Peretti, estudioso experto en el pensamiento de Olivetti.


Durante el encuentro se expusieron los conceptos clave del pensamiento de Olivetti, empresario lúcido y con ideas que siguen siendo válidas para la economía, incluso en momentos de crisis de mercado. El profesor Peretti señaló que el parque empresarial que encabeza la Economía de Comunión constituye la punta de lanza de la economía del futuro, 100426_Olivetti_03capaz de basarse en la idea de una vida digna de ser vivida, donde el trabajo es ocasión de beneficio pero también motor de un mundo más digno. El mercado necesita nueva energía y esta se obtiene poniendo en marcha la lógica del don y la gratuidad. Se trata de buscar la manera de volver a darle al ser humano y a sus obras la armonía perdida. Contribuyendo a perfeccionar el mundo, una empresa que crea en estos valores, encontrará un valor intangible pero a la vez muy concreto y los beneficios no tardarán en llegar. Como testifica la parábola profesional del empresario de Ivrea (que consiguió alcanzar la cifra de 36.000 empleados y tener filiales por todo el mundo), trabajar contra la alienación y la fragmentación del ser humano, siempre merece la pena.

“Hacer negocios significa emocionarse por lo que uno hace - dijo Peretti a los participantes en el encuentro – A pequeña escala, con nuestras empresas podemos cambiar el mundo”.  Se necesita autenticidad por parte tanto del empresario como de su idea de empresa, dentro de la cual deben tener cabida también las fuerzas espirituales. El pensamiento olivettiano lanza, pues, un reto que debería ser recogido para comprobar su factibilidad y la posibilidad de mejora en estos momentos de recesión mundial.

El economista Bruni se refirió sobre todo a la actitud de hacer comunidad en la que se basa la Economía de Comunión y a la importancia que se le da a algunos valores considerados fundamentales por las empresas del Parque empresarial de Incisa Val D’Arno, como el amor por la belleza (que también es una manera de amar); la vocación a ser empresario (y no un especulador preocupado solo por el beneficio); la capacidad de idear una empresa-proyecto en la que la búsqueda de la felicidad juega un papel importante; sentirse parte de una comunidad más grande que puede cambiar la ciudad con el convencimiento añadido (compartido por Chiara Lubich) de que una ciudad no es suficiente. El mundo entero cambiará gracias a nosotros, si tenemos el valor de pensar en grande y de buscar con honestidad y auténtico deseo la satisfacción de las necesidades de las personas.

100426_Olivetti_02La sociedad Arcobaleno, una de las primeras que se instaló en el parque empresarial de Incisa Val D’Arno, contó su experiencia, resaltando la importancia de poner en comunión también las necesidades en momentos de crisis. El empresario, casi un artista que tiene que construir su empresa cada día, siempre tiene presente que debe poner en el centro a la persona. Vivir en un contexto de economía de comunión es un motivo de profunda alegría, donde una parte de los beneficios – cuando es posible – se da a los sujetos socialmente más débiles. El encuentro terminó con la presentación del libro “Utopía en acción”, de Isaline Bourgenot Dutru, editado por  Città Nuova.

El ciclo de encuentros sobre las ideas de Adriano Olivetti, promovido por la Asociación Vita Eudaimonica, continuará el 22 de septiembre en Parma, el 21 de octubre en Como y el 26 de octubre en Milán. En noviembre llegará a Roma y Vicenza, para termina en diciembre en Ivrea.

Siguenos en:

Memoria Edc 2017

Memoria Edc 2017

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 674 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.