reseñas de prensa

Noticias Obreras - 15/09/2014

El Globo de Córdoba: más que medicamentos

Por José Luis Palacios

publicado en HOAC el 15/09/14

Noticias obrerasEn el establecimiento farmacéutico de José María Fernández Abella lo importante son «las relaciones personales». Los nueve trabajadores cuentan con condiciones superiores a las establecidas por convenio. Se cubren unos a otros en las enfermedades, los clientes acuden pidiendo muchas más cosas que fármacos prescritos y pasan cosas muy curiosas.

Cuenta este farmacéutico, que trabajó cuatro años como visitador médico y siete como director en la oficina de Bancofar en Córdoba, que cuando tuvieron que prescindir de la trabajadora de la limpieza, los propios empleados, empezando por él mismo, se encargaron de mantener el establecimiento en perfecto estado de revista, hasta que llegó la nueva limpiadora.

También relata que es frecuente que algún cliente de vez en cuando se refiera a «la mano de José María en el Ayuntamiento» porque consiguió que el Ayuntamiento arreglara una baldosa en mal estado, en la acera de enfrente, que había provocado dos caídas de mujeres mayores, en apenas seis días.

 

«Como me encuentro cerca del Ayuntamiento, vino a la farmacia una chica que trabaja allí y salí con ella para explicarle lo ocurrido. Me comunicó que lo diría a Patrimonio. Para mi sorpresa, al día siguiente estaban arreglando la calle», rememora el farmacéutico. El trato a los clientes no debe pasarles desapercibido, puesto que hace varios meses entró una persona pidiendo que le ayudaran a arreglar los papeles de un familiar difunto.

«Siempre he soñado con vivir en un clima donde la armonía marcara todas las relaciones personales, ya sea a nivel familiar como a nivel laboral», afirma José María, una persona creyente que pertenece al movimiento de los Focolares, fundado por Chiara Lubich, impulsora de la llamada «Economía de Comunión». Un empeño por ayudar a personas en dificultad, entre otras cosas, creando puestos de trabajo, por difundir la cultura del dar y del amor para formar «hombres nuevos» y por desarrollar empresas cristianas.

Seis años después de comprarEl globo la farmacia se muestra más que satisfecho con lo conseguido, a pesar de que los inicios no fueron fáciles. Contó con un socio para poder hacerse con el establecimiento al que le explicó de entrada sus condiciones: «declarar todo a Hacienda y comprar todo con factura». A los 15 días de hacerse con las riendas del negocio, aquello era un «infierno», entre otras cosas porque a cada auxiliar se le trataba de una manera. La situación llegó al extremo de tener que buscar un abogado para encontrar una solución. Por eso dice José María: «mi experiencia no es ajena al rosto de Jesús Abandonado». Después de tres años de darse cuenta de «sus miserias», de «vivir en el infierno», de «ser calumniado», acordaron llevar a subasta la oficina de farmacia. Entonces, afirma, «Jesús volvió a hacerse presente». «Estábamos ante notario y mi situación económica era infinitamente más débil que la del otro socio, pero los auxiliares, meses antes, me hicieron un ofrecimiento: dejarme sus viviendas para que las hipotecara y pudiera quedarme yo con la farmacia», detalla José María. Así pudo superar la oferta de su antiguo socio y se adjudicó la farmacia por una cantidad inferior en 30.000 euros al máximo de dinero que podía conseguir. A sus auxiliares, por su generosidad, les ofreció repartir parte de los beneficios una vez pagados todos los gastos o aumentar la cotización al máximo cuando llegarana la edad de 50 años.

El funcionamiento de la farmacia empezó a cambiar. Aumentaron las vacaciones del personal que hasta ese momento se conformaba con 15 días de descanso hasta los 30 días. A la vez les subió el sueldo para que no tuvieran que redondear los salarios renunciando a los 15 días de descanso restantes. También amplió el horario de atención al público. Con todo, quizás, lo más llamativo es que en momentos especialmente delicados, los problemas se solucionan entre todos. Algo que pasó cuando la hija de un trabajador cayó enferma de neumonía y requirió
dos intervenciones y un mes de hospitalización.

El padre de la niña no podía cumplir el horario, por lo que pidió tomarse vacaciones. La respuesta que obtuvo fue que no fuera a trabajar y que se apañarían sin él. Su ausencia obligaba a dejar solo a un farmacéutico durante dos horas. Sin haberse puesto de acuerdo, entre unos y otros, fueron cubriendo ese espacio de tiempo hasta la recuperación de la menor. «La enfermedad de su hija, le dije al padre, consiguió despertar una corriente de amor entre nosotros, fue como el termómetro del amor de la farmacia», apunta José María. También cuando uno de los auxiliares resultó afectado por un neumotórax, producido por una caída en su tiempo libre, que lo mantuvo en la UVI durante un mes y le llevó al quirófano varias veces, José María tenía claro que no podía dejar a la familia con un sueldo mermado, aunque eso supusiese incurrir en un gasto no previsto para contratar a un sustituto durante el tiempo de baja. Cuando se incorporó, el trabajador tuvo que escuchar de boca de algunos clientes que había sido tonto por no alagar más la baja después de lo sufrido. Pero para el dueño de El Globo se cumplió así aquello de «dad y se os dará».

el globo 2

La que parece ya una crisis eterna también se ha dejado sentir en esta farmacia. Pero José María afirma creer en «el Otro Socio», expresión con la que los empresarios de la Economía de Comunión se refieren a Dios. Ve, de algún modo, su presencia en el hecho de que el año pasado consiguiera un cliente muy importante. Fue a verle la directora de una residencia de ancianos y antes de que terminara de hablar, el farmacéutico le explicó su política, dándole a entender que no pagaba comisiones. Pero lo que esta mujer quería era utilizar sus servicios, «porque desde el centro de salud más cercano le habían hablado muy biende nuestro modo de trabajar». Este acontecimiento, dice el propietario del despacho farmacéutico, «me ratifica en que la honradez y la ética no están reñidos con la competitividad y profesionalidad».

Aunque este empresario farmacéutico puede alardear de haber logrado doblar las ventas en solo cuatro años, en realidad lo que más feliz le hace es pensar que está haciendo realidad lo que el Papa emérito Benedicto XVI escribió en el número 36 de su encíclica «Cáritas in veritate», cuando dice que «se pueden vivir relaciones auténticamente humanas, de amistad y de sociabilidad, de solidaridad y de reciprocidad, también dentro de la actividad económica y no solamente fuera o “después” de ella. El sector económico no es ni éticamente neutro ni inhumano o antisocial por naturaleza. Es una actividad del hombre y, precisamente porque es humana, debe ser articulada e institucionalizada éticamente».

Cuando Joseph Ratzinger se refiere a que «no solo no se pueden olvidar o debilitar los principios tradicionales de la ética social, como la trasparencia, la honestidad y la responsabilidad, sino que en las relaciones mercantiles el principio de gratuidad y la lógica del don, como expresiones de fraternidad, pueden y deben tener espacio
en la actividad económica ordinaria. Esto es una exigencia del hombre en el momento actual, pero también de la razón económica misma. Una exigencia de la caridad y de la verdad al mismo tiempo», a José María se le iluminan los ojos.



Siguenos en:

Memoria Edc 2017

Memoria Edc 2017

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 355 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.