Una multinacional de la comunión

 

Esta es la perspectiva estratégica para contribuir a lograr un desarrollo económico basado en compartir. La EdC está saliendo a la vida pública y los artículos de las siguientes páginas señalan la novedad.

por Alberto Ferrucci

Alberto FerrucciLa Economía de Comunión acaba de cumplir 23 años. Por lo tanto, aunque es joven, se la puede considerar adulta y capaz de salir a la vida pública a ofrecerle al mundo el don que Dios le ha confiado para el tercer milenio. Aunque no deja de ser una de las expresiones del carisma de la unidad, del Movimiento de los Focolares, ahora tiene que caminar con sus propias piernas.

Esta salida a la vida pública queda patente en este noticiario. No sólo por las escuelas internacionales para emprendedores jóvenes y no tan jóvenes que anuncia, ni sólo por la internacionalidad de las tesis de las que se hace eco, ni por las experiencias compartidas por sus empresarios en congresos realizados en varias partes del mundo. 

Se advierte también en la actuación de las asociaciones de empresarios y amigos de la EdC que han surgido en varios países y que se mueven en el mundo económico, compartiendo sus fatigas y ofreciendo este nuevo modo de hacer economía, que aumenta el verdadero “bienestar” de las personas y de las economías.

En este número le damos la palabra a la asociación italiana Aipec y a la brasileña Anpecom, que están llevando el proyecto EdC a pequeñas, medianas y grandes empresas y entidades sin ánimo de lucro.
N39 pag 03 Editoriale mondo puzzle rid Éstas reconocen cada vez más el valor del anuncio, lo acogen con gratitud y ponen en práctica sus valores. Para distinguirlas de las que se unen oficialmente a la EdC, a estas las llamamos “simpatizantes”. Algunas de ellas están dispuestas a ayudar al desarrollo de la EdC con sus conocimientos, como la ONG francesa EDM Entrepreneurs que, tras haber enviado a uno de sus expertos durante dos meses a una empresa de EdC filipina una empresa de  EdC filipina, nos ha proporcionado un método de autoevaluación del grado de adhesión al proyecto, que ahora está a disposición de todos.

Para compartir a mayor escala nuestra experiencia existencial, la comisión central ha decidido ofrecer a todas las empresas la posibilidad de inscribirse en el “censo” de la EdC, por medio del software disponible en www.eoc-companies.org. Este censo, cuyo significado profundo explica Luigino Bruni en su artículo, distingue entre miembros y simpatizantes y a cada uno le ofrece la posibilidad, después de haber leído y, quizás, firmado nuestra carta de identidad, de confirmar su adhesión o mostrarnos su simpatía. Al rellenar las distintas páginas del censo, cada empresa puede comunicar los beneficios que considera oportuno destinar a los pobres y a la formación en la cultura del dar de la EdC, así como otros recursos que la empresa ha compartido para fines análogos por otras vías que, para nosotros son igualmente valiosas. El censo es también un trámite para darnos a conocer los talentos, experiencias, tiempo y conocimientos que los empresarios o sus colaboradores estarían dispuestos a compartir para aumentar la comunión en el mundo.

Una iniciativa acorde a los tiempos de hoy para desencadenar, más allá de la pertenencia o creencia de cada cual, una verdadera Multinacional de la Comunión, fuente de desarrollo económico pero, sobre todo, un faro que sea capaz de anunciar, en medio de la tempestad cultural del mundo de hoy, que existe un puerto seguro.

 

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.