AIPEC, el entusiamo tras la vuelta a Italia

Dos años después de su constitución, la Asociación Italiana por una Economía de Comunión ha recorrido numerosas ciudades, encontrando a empresarios y jóvenes deseosos de conocer una nueva lógica económica

por Ornella Seca

N39 pag 08 Aipec 07 crop Ornella Seca ridAIPEC es la Asociación Italiana de Empresarios por una Economía de Comunión, que desde hace casi dos años está llevando un nuevo y gozoso impulso a la EdC italiana. La organización nació para responder a la necesidad que sentían unos empresarios, enamorados del nuevo estilo de acción económica propuesto por Chiara Lubich, de divulgar que es posible dirigir la empresa y la actividad profesionales con esperanza y tenacidad, en total donación a todos. ¿Cómo hacer realidad todo eso? Poner en común ideas, éxitos, esfuerzos, beneficios y preocupaciones, sin complejos y con libertad, crea un dinamismo que revierte en los distintos territorios. Estos, contaminados, se convierten en pequeñas comunidades económicas de esperanza, viendo así realizado un fragmento de fraternidad.

 

Todos conocemos las grandes dificultades que las actividades económicas tienen que afrontar desde hace años, pero el año pasado,
N39 pag 08 Aipec 04 rid una buena idea empresarial, con unos pocos medios económicos que alguien puso a disposición, dio lugar a una sociedad y ¡quién sabe a cuántas más en el futuro! Creo que puedo decir sin exagerar que los arco iris más espectaculares se ven cuando la mitad del cielo todavía está oscuro y cubierto de nubes, mientras que encima del observador hay un trozo de cielo azul. Así es para muchos la AIPEC. Este año nos hemos reunido con empresarios en Ragusa, Turín, Módena, Milán, Parma, Pescara, Bra, Trento y en muchos otros lugares, en los que sencillamente nos hemos sentado alrededor de una mesa y hemos empezado a hablar de Economía de Comunión con las personas que querían conocerla. En otros casos, espontáneamente ha salido a la luz la belleza que ya existe en muchas empresas y nos hemos alegrado juntos por haber encontrado un lugar en el que poder hablar.

N39 pag 08 Aipec 06 ridHa sido determinante en la actividad de la AIPEC la colaboración con otras asociaciones presentes en nuestras ciudades, siempre abiertos a construir nuevas relaciones y siempre dispuestos a compartir nuestras experiencias profesionales y nuestra vida de empresarios. Pero no sólo eso: últimamente, gracias a la colaboración con un profesor de un instituto superior, hemos tenido la posibilidad de proponer a más de 100 jóvenes de 18-19 años el proyecto Economía de Comunión. El entusiasmo era tal que uno de ellos decía: «La Economía de Comunión es la respuesta al egoísmo del hombre». Además, algunos de estos jóvenes estarán presentes en el próximo Workshop School de octubre, organizado en Loppiano para profundizar en la EdC. La AIPEC es la última rama en nacer de esta obra de Dios que es la EdC, pero estoy segura de que con la colaboración de todas las demás ramas, el árbol seguirá descollando para que juntos podamos alcanzar lo que Chiara Lubich decía en el congreso internacional de la EdC de septiembre de 2004: «El amor mutuo nos llevará a todos no sólo a comprendernos y estimarnos unos a otros, a sentir como propios los esfuerzos y los problemas de los otros, sino también a encontrar juntos nuevas formas de organización del trabajo, de participación y de gestión».

 

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.