El secreto permanente del Polo Spartaco

Durante su viaje a Brasil, Maria Voce y Giancarlo Faletti, presidenta y copresidente del Movimiento de los Focolares, visitaron el primer parque empresarial de la EdC que se constituyó en el mundo.

por Carla Cotignoli

N39 pag 07 Carla Cotignoli autore rid

«Cuando se rompe una vasija preciosa, los japoneses recogen los fragmentos y los recomponen, pero no esconden la fractura sino que, por el contrario, introducen en ella un hilo de oro que la hace más preciosa y muestra el amor de quien la ha reconstruído». Es Maria Voce, presidenta de los Focolares, quien evoca esta metáfora oriental en un momento de intensa comunión vivido en el Polo Spartaco, el pasado mes de abril. Una metáfora que expresa bien la dinámica de la experiencia vital del primer parque empresarial de la EdC que surgió en el mundo y que la misma Chiara Lubich, fundadora de los Focolares, veía como semilla de una nueva economia.

 

Maria Voce volvía a visitar el Polo Spartaco después de 13 años, Giancarlo Faletti lo hacía por primera vez. Es una de las etapas
N39 pag 07 Polo Spartaco insegne rid de un largo viaje por Brasil que comenzó a finales de marzo. Armando Tortelli, uno de los pioneros, relata, con el corazón en la mano, los sufrimientos y las dificultades que han tenido que superar juntos, así como las dudas y los interrogantes surgidos a lo largo de 20 años, que están en la raíz de los abundantes frutos. Habla de los millares de personas lo han visitado y han descubierto aquí una “semilla” de esperanza. Maria Voce y Giancarlo Faletti, tras visitar una a una las naves de las diferentes empresas, expresan su maravilla. Sus palabras dejan traslucir emoción y gratitud profunda. Faletti compara el Polo con «una nave que ha levado anclas, siguiendo fielmente las palabras de Chiara, y está atravesando el mar, sin temor a las inveitables tempestades». Dificultades y fatigas que llevan el sello de lo sagrado y le permiten definir al Polo como «un santuario laico», «un lugar de testimonio para todas las personas que en todo el mundo han iniciado esta aventura de la EdC y que conocen vuestras experiencias y vuestra fidelidad».

 

Para Maria Voce «el Polo es un milagro construído, día tras día, juntos, por todos vosotros – dice –, que habéis estado dispuestos a aventuraros en una aventura misteriosa, creyendo que es un designio de Dios».

 

N39 pag 07 Polo Spartaco Visita Emmaus rid¿Pero cuál es la clave para responder hoy, más y mejor, a este designio? La pregunta es del mismo Armando Tortelli. Maria Voce responde sin dudar: «La fuerza del Polo está en la comunión, no en la economia. Sólo se crece cuando crece la comunión, dentro del Polo, con los otros Polos del mundo, con las otras fuerzas de los Focolares, de la Iglesia y de la sociedad que trabajan en la misma dirección». «El hilo de oro – sostiene – es la comunión, que permite a Dios estar con nosotros. Y es Él – afirma –el primer autor del milagro que hace posible la superación de las dificultades, el que muestra los pasos a seguir, el que suscita un testimonio que, como piedra lanzada en un estanque, se extiende en círculos concéntricos, llegando al mundo entrero tan necesitado de una nueva visión de la economia»

 

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.