Los reflejos positivos de la crisis

Editorial - Lucha contra el despilfarro, recuperación energética y consumo kilómetro cero, sin olvidar la importancia de la felicidad, la confianza y la calidad de las relaciones en el ámbito productivo

por Alberto Ferrucci

Alberto Ferruccide "Economía de Comunión - una nueva cultura" n.37

La libertad de movimientos de los capitales, después de la caída del muro de Berlín, hizo posible la globalización de la economía mundial. A su vez, la eliminación en 1995 de los gravámenes puestos como salvaguarda del ahorro tras la crisis del 29, facilitó una liquidez monetaria tal que originó un desarrollo capaz de rescatar de la indigencia a dos mil millones de personas.

Parecía que habíamos descubierto la fórmula para el bienestar sin límites y sin inflación, pero cuando la demanda de energía debida al desarrollo llegó a superar las posibilidades de producción, el fuerte aumento del precio del petróleo desencadenó la inflación. Para contrarrestarla, se decidió aumentar el precio del dinero, pero eso convirtió a muchos deudores en insolventes y bloqueó el consumo basado en el endeudamiento.

Como ustedes recordarán, en aquellos años, la caída del consumo provocó la pérdida de puestos de trabajo y problemas sociales para los más débiles y para los jóvenes. Una espiral negativa que se reveló como una verdadera crisis de abstinencia de la droga del endeudamiento fácil. Resurgieron los  presagios del siglo pasado, cuando la crisis del ‘29 favoreció el desarrollo del nazismo que desembocó en una terrible guerra mundial.

Para conjurar perspectivas como esta, muchos estudiosos, operadores económicos y hombres de cultura están buscando una tercera vía, nueva y pacífica, capaz de conducirnos al desarrollo sostenible. Entre tanto, los políticos, que tienen que hacer frente a la emergencia del presente, tratan de volver al desarrollo anterior a la crisis y piden a sus bancos centrales que pongan en circulación una nueva y enorme liquidez monetaria.
Ellos se dan cuenta de que así volveremos a encontrarnos con las limitaciones del planeta, aunque el problema de la energía sea ahora menos acuciante debido al desarrollo de las energías renovables y al descubrimiento de amplias reservas de gas y petróleo de esquisto. Pero hay otras limitaciones del planeta que afrontar, como las reservas de agua potable, la desertificación, las “tierras raras” que necesita la tecnología moderna. La primera de estas limitaciones es el efecto invernadero, que ya está descongelando los hielos del Ártico y trastornando las estaciones.

El despilfarro de recursos planetarios provocado por la cultura acN37 Pag3 editoriale ridtual, que predica una realización humana basada en la prevalencia del hombre sobre el hombre, es inmenso. Ahora, mientras el mundo sobrevive con la “metadona” de la liquidez monetaria, hay que apresurarse a difundir una nueva cultura. Una cultura que se está elaborando en la sociedad civil con muchas iniciativas, algunas de ellas pequeñas, a favor de los espacios verdes en las ciudades, la recuperación energética, el consumo kilómetro cero, la compra solidaria y el ahorro ético, compartiendo las herramientas y usando más la bicicleta. También en la universidad crece el interés por la felicidad, la confianza y el valor de las relaciones personales en la economía.

Todo esto, de algún modo, revaloriza el trabajo que hacemos juntos por un bien común, que es también el de cada uno, y que vuelve a poner de relieve el valor antropológico y económico del mensaje del Evangelio: «Dad y se os dará: una medida colmada, apretada, llena y rebosante os será echada en el regazo».

Este mensaje es el fundamento del compromiso para crecer juntos de la cultura de comunión, que da valor a la obra que se realiza en varios frentes, de los que se habla en este número. Obra en favor de las periferias del mundo, de las que habla el Papa Francisco, dirigida a difundir la teoría y a testimoniar la práctica de una economía como esta.

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 602 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.