La Economía Civil pone en marcha su Escuela

Dignidad científica para un nuevo modo de concebir la empresa y el mercado

por Luigino Bruni

N37 Pag4 Sec LB 01 ridde "Economía de Comunión - una nueva cultura" n.37 

El 8 de mayo de 1998, me encontraba cerca de Londres para terminar mis estudios de economía. Chiara Lubich, fundadora de los Focolares e inspiradora de la EdC, me llamó por teléfono desde Brasil y me pidió si podía ayudarle a «dar dignidad científica al proyecto Economía de Comunión».

En esa misma llamada, ella mencionó a otros economistas más maduros que yo que podrían ayudarme en esta empresa. Entre ellos estaban los profesores Stefano Zamagni y Benedetto Gui. El nacimiento de la Escuela de Economía Civil, una institución fundada por 15 socios de la economía italiana, entre los cuales se encuentra la empresa “EdiC spa” del Polo Lionello Bonfanti (donde tiene su sede), y el Instituto universitario Sophia, es un paso concreto en el proceso de dar «dignidad científica a la EdC». Un paso que se ha dado con aquellos dos “primeros” profesores y con muchos otros que se han ido agregando a lo largo del camino de la EdC en estos 15 años.

Para mí la Escuela de Economía Civil es un intento de dar una respLogo SEC riduesta concreta a la llamada que me hizo personalmente Chiara Lubich. Una llamada (y una respuesta) que ha cambiado profundamente mi vida: Desde hace 15 años, la aventura más importante y feliz de mi vida es contribuir a sostener, desarrollar, estudiar y amar a la EdC y a sus actores. Hasta hace quince años, la economía civil no era más que un nombre que recordaba a los historiadores del pensamiento económico algo antiguo, poco interesante y sin ninguna influencia en la economía de hoy.

Hoy la Economía Civil es mucho más que eso. Ante todo es el relato de una historia y de una tradición distinta en el modo de concebir la economía, la empresa y el mercado. Pero además es una mirada crítica sobre un capitalismo que es fruto y causa de esta crisis profunda, una economía atenta al bienestar y no solo a las mercancías, que tiene como principio fundamental la reciprocidad y no el egoísmo racional.

N37 Pag4 Sec 02 ridLa escuela SEC, fundada el 19 de mayo, fiesta de Pentecostés, quiere traducir los principios culturales de la economía civil en la praxis de las empresas sociales y las cooperativas, pero también en las empresas del “made in Italy”, en los bancos que buscan una nueva cultura, en las obras de las ordenes religiosas y de todos aquellos que aman  la economía y por lo tanto quieren que sea mejor. Va dirigida a los directivos e imparte cursos cortos, no académicos, sobre algunos pilares básicos que se han elaborado durante estos años y se siguen elaborando. También quiere ser innovadora en el método: no serán profesores–gurús (pues ya hay demasiados gurús en las escuelas de negocios) quienes brinden su saber a los alumnos. La reciprocidad será también método didáctico, donde profesores y alumnos aprenderán a traducir los principios de la economía civil en las praxis de la gestión empresarial. Su actividad comenzará en octubre, pero el 20 setiembre, en Loppiano, está prevista la primera presentación pública de la escuela. La economía civil es el contexto teórico y cultural en el que las realidades como la EdC tienen dignidad científica. Son momentos distintos de un único proyecto: contribuir a realizar una sociedad sin indigentes, un mundo más unido. Que Chiara Lubich desde el cielo mire y bendiga la SEC.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.