El empresario de EdC, ”hombre mundo”

de "Economía de Comunión - una nueva cultura" n.34 - Encarte de la revista Città Nuova n.23 - diciembre 2011

por Luigino Bruni

100917_Bruni_ridAcaba de terminar el curso 2010-2011 para la EdC y tenemos que reconocer con gratitud que los frutos han sido abundantes. Hay uno de ellos que es muy elocuente y significativo: los beneficios de las empresas de la EdC han aumentado el 7,6%, situándose alrededor de los 770.000 euros, una cifra que evidentemente no incluye la multitud de donaciones y ganancias compartidas que las empresas de la EdC practican constantemente en la vida diaria.

Se trata de un resultado muy positivo, teniendo en cuenta la crisis económica que nos afecta a todos. No puedo dejar de expresar mi sincera y profunda gratitud a todos los protagonistas de la EdC, este año de forma totalmente nueva y especial a los empresarios, por la fidelidad, constancia y en algunos casos heroísmo que hay detrás de cada dinero donado e incluso más aún del no donado, cuando tal vez la empresa atraviesa dificultades o se encuentra en pérdidas. Claro que no es suficiente donar las ganancias para que «deje de haber indigentes»; hace falta muchas más cosas. Pero sin estas ganancias donadas la EdC no existiría o por lo menos no sería creíble ni imitable.

El desafío siempre urgente es conseguir que no se malgaste ni un céntimo, porque cada céntimo nace de una renuncia a alternativas que no siempre son superfluas. En efecto, estas ganancias no incluyen solo lo que sobra sino muchas veces también lo necesario. El dinero que se ha donado podría haberse convertido en una reserva más para la empresa, en un segundo automóvil, en una casa de reposo para la vejez, cosas que no son hipotéticas ni abstractas, sino que las he escuchado con mis propios oídos y las he visto con mis propios ojos durante el reciente y fructífero viaje a Manila. El empresario de comunión calcula a cuanto asciende “lo necesario” teniendo en cuenta también las necesidades de aquellos que se encuentran en situaciones mucho más desfavorecidas.

Quienes viven la EdC se convierten día a día en el “hombre o mujer mundo” que Chiara Lubich señalaba como ideal a los jóvenes a finales de los años sesenta. 110915-18_LoppianoLab_07Y para estar a la altura de su vocación, hoy la EdC está llamada, globalmente y en las distintas zonas, a mejorar los proyectos. Esto es posible gracias a las personas que los supervisan localmente, así como a la valiosa relación con Acción por un Mundo Unido. Esta mejora exige una formación continua para hacer que los beneficios donados produzcan el treinta, el sesenta o el ciento por uno.

Nunca debemos olvidar uno de los pilares de toda la EdC: nuestra forma de ayudar a un pobre  no es darle dinero o recursos pero manteniéndole alejado de la comunidad. La EdC ayuda a los pobres llevándoles dentro de una familia. La comunidad es la primera cura de la pobreza. Si los beneficios donados se convirtieran, incluso con la mejor intención, en un instrumento con el que las empresas y las comunidades se inmunizaran de los pobres, ayudándoles pero dejándoles al otro lado del muro, produciríamos el más grande fracaso de la espiritualidad de la unidad y del Evangelio, que nos muestra las primeras comunidades cristianas como lugares de fraternidad donde todos son ricos y pobres  al mismo tiempo.

El icono que está en la base de la cultura de la EdC es el del primer focolar de la plaza de los Capuchinos en Trento, durante la guerra. Chiara Lubich contaba que la forma de sentarse a la mesa preveía «un pobre, una focolarina, un pobre, una focolarina», y en aquellas comidas se ponía el mantel más bonito. Nuestra manera de ayudar a una persona con dificultades es “invitarla a comer”, poniendo “el mantel más bonito”. Un comedor popular no nos basta, queremos la fiesta de la fraternidad.

 

Siguenos en:

Memoria Edc 2017

Memoria Edc 2017

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 676 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.