La EdC en Norteamérica

La EdC en Norteamérica

por Joan Duggan

de "Economía de Comunión - una nueva cultura" nº 32 - diciembre 2010

N32_Pag._16_Joan_Duggan_web

Para explicar la situación del proyecto economía de comunión en Norteamérica, podríamos mirar el número de las empresas, su facturación, cuántas personas pertenecen a la Asociación de la EdC o qué perspectivas tenemos con respecto a la construcción de nuestro parque empresarial. Sin embargo estos datos nos podrían desviar. Para una persona que vive el estilo de la economía de comunión, un proyecto que nació de un carisma, no es muy importante si se trabaja en una empresa o si se es el propietario, si las compras se realizan a empresas de la EdC o si uno simplemente cuida de su familia.

Luigino Bruni respondía de esta manera a una pregunta que le hicimos: “Los carismas tienen tiempos largos, incluso de siglos. Si creemos que la economía de comunión nace de un carisma, debemos darnos cuenta de que todavía está en la primera media hora de la jornada de su desarrollo. Estoy seguro de que los jóvenes pronto darán vida a nuevos tipos de empresas, que no seguirán la forma clásica empresario - empleado, empresas con estructuras jurídicas innovadoras de la economía de comunión. Debemos tener paciencia…”.

La economía de comunión en Norteamérica está ciertamente en su primera media hora. El continente entero está confiado a una Comisión formada por seis  miembros, que viven desde la costa Este a la costa Oeste y que de algún modo representan a todos los actores de una empresa.

También las empresas están distribuidas por todo el continente, una por cada millón de kilómetros cuadrados de territorio. Son como semillas, que no tendrían valor si no reflejaran de modo auténtico la inspiración originaria de la EdC.

Gracias a que aumentan las relaciones entre todos, están comenzando a nacer nuevas empresas. En la economía de comunión las relaciones son fundamentales y la posibilidad de compartir problemas y éxitos cotidianos en momentos de fraternidad y de creciente unidad constituye su fuerza.

Hace dos años entró a formar parte de la comisión uno de esos jóvenes que Bruni pronostica se convertirán en catalizadores para hacer realidad una nueva forma de empresa propia de la economía de comunión. Todos nos hemos enriquecido y nuestros horizontes se han ampliado. Hace poco, un participante en el encuentro de 2008 nos ha hecho saber que ha sentido la necesidad de cambiar los estatutos de su empresa para adecuarlos al esquema organizativo propuesto para las empresas de la EdC.

Es misión nuestra mantener las empresas conectadas entre sí y con nosotros a través del email, de tele conferencias trimestrales y de actualizaciones. La participación en los encuentros anuales ha crecido en profundidad, con la contribución de empresarios, personas necesitadas, profesores universitarios y jóvenes estudiantes y en prácticas. El tema del 2010 ha sido: “Cómo administrar una empresa centrada en la persona”.

En los últimos cinco años han aumentado notablemente en todo el país las peticiones de seminarios y cursos en varias universidades. Estos eventos suscitan relaciones e intercambios, no solo a nivel empresarial sino también académico. Los estudiantes que participan en ellos destacan en particular la esperanza en el futuro que el proyecto EdC permite entrever.

En el programa de prácticas EdC puesto en marcha por Mundell & Associates, cada año participan más jóvenes y más empresas. A los jóvenes se les ofrece la oportunidad de trabajar en una empresa de la economía de comunión, adquiriendo una valiosa experiencia de trabajo, y ellos dan su aportación a la empresa.

Desde el punto de vista de la formación, una universidad de Texas incluyó en su programa un curso sobre la economía de comunión, que ya ha llegado  con éxito al cuarto año. De allí han surgido muchos proyectos, varios sitios web, chats, juegos, videos y otras cosas.

El dialogo con el mundo académico se amplió mucho cuando en junio 2009, el Papa Benedicto XVI publicó la encíclica Caritas in Veritate,  en la que en el n. 46 menciona la economía de comunión. Este hecho ha suscitado mucho interés en Norteamérica y gracias a esto en el encuentro anual de 2009 participaron muchas personas nuevas, sobre todo en dos animadas mesas redondas, una sobre los aspectos teóricos de la encíclica y otra sobre el aspecto empresarial.

“Aquí hay algo especial”: este fue el motivo que llevó a una de esas personas a participar en el congreso de 2010, que se celebró por primera vez en Washington, en la Universidad Católica de América, patrocinadora y anfitriona del evento, demostrando también un claro interés por colaborar con el Instituto Universitario Sophia de Loppiano.

Nel mese di ottobre 2010 siamo stati invitati a partecipare allo show radiofonico blog dei musulmani americani 360: è stato un momento ricco di dialogo e scambio, che contribuisce al dialogo interreligioso ed alla costruzione della fratellanza universale.

En los últimos dos años, dos profesores de dos universidades han llevado adelante un proyecto de estudio sobre el tema: “Cómo desarrollan sus negocios las empresas de la EdC de Norteamérica” Han obtenido 12 encuestas sobre un total de 14 empresas, completando los datos con visitas a las empresas y coloquios de grupo con sus propietarios.

En sus primeras notas definen las prácticas comerciales de la EdC como “culturales y orgánicas” y las que se refieren a los recursos humanos como “bastante sofisticadas, nuevas, raras, pero no sin precedentes”. Los resultados de estos estudios serán publicados en el libro “Semillas en la Pared: Practicas Comerciales de la Economía de Comunión”.

En el mes de octubre 2010 fuimos invitados a participar en el show radiofónico blog de los musulmanes americanos 360: fue un momento de intenso diálogo e intercambio, que contribuye al dialogo interreligioso y a la construcción de la fraternidad universal.

La EdC en Norteamérica está en fermento. Luigino Bruni ha comentado: “No podemos pensar en llevar adelante la economía de comunión como si fuera un plan empresarial, donde primero se formula un proyecto y luego se lleva a la práctica”.  Estamos solo al inicio. Continuaremos  viviendo, escuchando, dialogando y construyendo relaciones, conscientes de que somos una de esas semillas que no es nada si no es reflejo auténtico de la inspiración originaria.

Siguenos en:

Memoria Edc 2017

Memoria Edc 2017

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 629 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.