Ecos del Consorcio Tassano

Ecos del Consorcio Tassano

Un tesoro inesperado

de "Economía de Comunión - una nueva cultura" nº 32 - diciembre 2010

Tengo 34 años, estoy comprometido y soy socio del Consorcio Roberto Tassano, donde trabajo desde el año 2001 en las oficinas administrativas. Siempre me ha atraído Andrea_Menini_ridel espíritu de la Economía de Comunión, que en el Consorcio tratamos de poner en práctica, sobre todo en el aspecto de la “comunión”, de la familia.

Hace poco he tenido experiencia personal de esto. En febrero, como rayo en cielo sereno, sin aviso previo, tuve que ser internado de urgencia por fuertes dolores en la espina dorsal. En una semana perdí todas las certezas y seguridades que consideraba los puntos fuertes de mi vida. Es decir, dejé de ser una persona autónoma y dinámica que no paraba casi nunca quieta, como todos en el Consorcio me conocían desde siempre.Pero la cosa más “extraña" (me gustaría llamarla don o milagro de Dios…), es que, una vez superado el momento inicial, siempre me sentí tranquilo y seguro de que todo lo que me estaba ocurriendo era una experiencia personal para mí, pero que no la viviría solo, porque contaba con que la sincera cercanía de los compañeros del Consorcio me daría fuerza y valor en todo momento.

Y efectivamente, así fue, no sólo conmigo sino también con mis familiares. Recuerdo alguno de los primeros mensajes que nos intercambiamos: “Hola, Andrea. A nuestros enfermos les solemos llamar ‘monedas preciosas’, un verdadero ‘capital’ de intercambio para obtener providencia y gracias, y tú sabes con cuánta urgencia las necesita el Consorcio”. Mi respuesta: “Espero ser como un pequeño ‘talento’ para el capital de intercambio. Dios sabe cuanta confianza ponemos en El y en mi corazón estoy seguro de que no nos abandonará. Afrontaremos todo en unidad, como una pequeña gran familia con un immenso corazón. Un abrazo…”.

Este sentirse "uno", es decir parte de un grupo de personas-amigos que, aunque individualmente tengan opiniones distintas, son una gran familia y juntos hacen frente a las alegrías y dolores, me ha dado la fuerza y serenidad que nunca hubiera esperado tener. Conozco el Movimiento de los Focolares desde hace casi diez años, cuando entré a trabajar en el Consorcio Tassano, pero no creía que había acumulado este inmenso tesoro, constituido por el amor que a lo largo de estos meses me han hecho llegar todos, a través de un simple sms, de una afectuosa llamada o de una inesperada visita de compañeros y "directivos", que me han dedicado una parte de su precioso tiempo.

He experimentado una serenidad y una seguridad inesperadas, sobre todo al encomendarme a Chiara. En los momentos de duda y oscuridad de la “resonancia magnética” me ha sido de gran ayuda el ejemplo de Chiara Luce, cuya historia conocí a través de Ciudad Nueva, que me ha dado la certeza  de que todo lo que nos ocurre es un don, que el amor de Dios tiene mil facetas y está en nosotros captar su sentido y su fin.

La aventura no ha terminado todavía, porque las piernas no caminan todavía solas y se que la recuperación definitiva llevará tiempo, pero siento que estoy en “manos” seguras, entre amigos, en una “familia” grande y unida. Sigo adelante, viviendo lo que Dios quiera de mí día tras día, firme en el espíritu que la EdC me transmite.

Andrea Menini

Después de LoppianoLab

Franca_Linaro

El evento LoppianoLab ha sido grande, bello, completo, alto.He comprendido de un modo nuevo que la EdC nació para mucho más que para los pobres, la “excusa” que impulsó a Chiara a profetizar: “Nacerá una economía nueva…”.El desarrollo de la EdC en acciones concretas, contaminando estos días en Loppiano las realidades humanas, culturales, políticas, económicas y eclesiales, ha sacado aún más a la luz la actualidad de aquella profecía.

Las intervenciones de estos días nos han puesto delante nuevas y audaces metas, que se explican todas ellas en el “ya pero todavía no”. Una visión que hace abrir los ojos “al más allá”, “a lo invisible”, a los designios verdaderos de Dios, que no son nunca pequeños y finitos, pero que para ser grandes e infinitos requieren nuestra colaboración y nuestra fe.

Sin querer ser osada, me parece que esta excusa vale también para el Consorcio Tassano, que hace veinte años comenzó a destinar los beneficios a los pobres a través del laboratorio social que da trabajo a muchas personas marginadas de distintas formas. Para nosotros el laboratorio social es un aspecto de la EdC, pero por sí solo no expresa toda la novedad que la EdC ha traído a la tierra.

En los planes de Dios entraba también que la EdC contribuyera a la sociedad civil, a la administración pública y a la misma Iglesia, que hoy tiene que afrontar los nuevos problemas, económicos y vocacionales, de las órdenes religiosas. Ahora comienza un camino nuevo: el de la colaboración con los carismas de las órdenes religiosas.

Si nuestro Consorcio viese como “misión” suya únicamente el “laboratorio social”, si creyese que toda su vocación se agota en los pobres, no habría captado hasta el fondo la profecía de Chiara y de la EdC. No se nos pide que seamos guardianes inmóviles y fríos de un don, sino portadores de la llama de un carisma que siempre genera algo más, que acoge a todos, que se renueva a sí mismo y a los demás. En Loppiano he visto como nunca el carisma de la unidad en acción, constatando con enorme alegría cuántos caminos nuevos la EdC está abriendo a la humanidad y a la iglesia.

Llevemos juntos al mundo estos nuevos y fascinantes desafíos.

Franca Linaro

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 468 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.