Diálogo con los lectores

Diálogo con los lectores

de "Economía de Comunión - una nueva cultura" n.30 - diciembre 2009

El don del trabajo

Mi familia ha pasado por distintas crisis financieras. Solo gracias a la contribución recibida de la EdC he podido pagar las tasas universitarias y estudiar. Ahora necesitaba un trabajo...
En junio de 2008, a pesar de las dificultades, me inscribí en un concurso federal para un puesto de trabajo en Salto, mi ciudad. Los exámenes se realizaban en la capital. Con anterioridad me había inscrito a otro concurso y los exámenes casualmente eran el mismo día. Así que tenía que pasar un examen por la mañana en Salto y otro por la tarde en la capital, a 110 km. de distancia.

Temía cansarme por la mañana y rendir poco por la tarde, pero había estudiado muchísimo y el gran día llegó. Fui al examen con confianza. Al terminar la prueba salí “volando” para la capital, donde llegué media hora antes del examen.

Al terminar el día yo estaba serena y dispuesta a aceptar lo que Jesús me mandase. Pero en mi corazón le decía “tal vez, si aprobase uno de los dos... ¡Tú sabes cuánto lo necesito!”.

Meses después llegó la respuesta. En Salto estaba en quinta posición y en el concurso federal había quedado primera, por lo que fui admitida a la segunda fase que consistía en presentar títulos y curriculum. Como tenía pocos puntos, al final quedé en tercer lugar. El día de la Natividad de María, el 8 de septiembre, le pedí: “Madrecita mía, te pido un imposible... ¡me gustaría empezar el curso con un nuevo trabajo! ¡Tú sabes cuánto lo necesito para ayudar a mi familia!”. El 23 de diciembre recibo una llamada de Sao Paulo en la que me comunicaban que era la primera de la lista para el puesto de auxiliar administrativa.

¡Había recibido el céntuplo como regalo de Navidad! En cuanto empecé a trabajar, pedí que se destinara el dinero que recibía de la EdC a otra persona más necesitada, con la seguridad de que ella también podría experimentar el céntuplo.

Renata Maciel
Salto, Estado de Sao Paulo, Brasil


El asado de los viernes

En 2004 Mario propuso a Milton, que entonces era su empleado, crear juntos una empresa constructora, en la que adoptarían la manera de trabajar, las reglas y la concepción de la jerarquía propias de las empresas de la Economía de Comunión. Nacía así la “Domus Aurea” que hoy cuenta con 13 empleados.

“Comenzamos haciendo un pacto”, dicen Mario y Milton: "poner en práctica la EdC y hacer que nuestro Socio Oculto, Jesús, estuviera siempre presente entre nosotros.  Con el tiempo la empresa fue creciendo. Con los ahorros compramos maquinaria y creamos un fondo para imprevistos que nos ha mantenido en los momentos difíciles. Tratamos de que el ambiente en nuestro entorno sea siempre sereno y cordial, poniendo en el centro a la “persona”. Nuestros obreros se dan cuenta de que en nuestra empresa hay algo distinto y, cuando nos preguntan, nosotros les explicamos lo que hay detrás”.

Los jefes de equipo de la “Domus Aurea” son Carlos y Rodolfo. Este último soñaba desde hacía tiempo con una moto, ya que venía a trabajar desde lejos en bicicleta. En cuanto se presentó la ocasión, con los beneficios de la empresa, le hicimos un préstamo, que fue devolviendo después con el tiempo, con el que se compró la moto.
Mario y Milton sintieron también la necesidad de verificar cuál era verdaderamente la relación entre todos, así que reunieron a los empleados para que todos pudieran expresarse con tranquilidad. En aquella reunión surgió la necesidad de tener un diálogo más constante y así es como nació la costumbre, diríamos casi el rito, de celebrar juntos la comida del viernes con un asado.

Todos somos conscientes de que hay que seguir trabajando por la tarde, así que cuando vamos a comprar las bebidas, como máximo tomamos ¡dos cervezas para ocho personas!

De la “Domus Aurea”
Montevideo – Uruguay

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 369 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.