Los proyectos


Los proyectos

por Francesco Tortorella

extraido de "Economía de Comunión - una nueva cultura"  n.29 - septiembre 2009

n28_pag._09__francesco_tortorellaPobreza, miseria, exclusión… son conceptos que no señalan una única situación, sino que adquieren connotaciones distintas en cada contexto, en cada época y para cada persona. Algunas situaciones de sufrimiento son debidas a la edad o a la enfermedad. Otras se deben a la falta temporal de suficientes ingresos, a problemas causados por desastres o a la falta de instrucción.

Hay situaciones de pobreza de las que es posible salir –por ejemplo, adquiriendo una formación profesional u obteniendo un crédito para poner en marcha una actividad de autoempleo- y hay otras situaciones que, en cambio, pueden aliviarse pero no superarse completamente –una incapacidad permanente, una enfermedad crónica o una pensión insuficiente-. La pobreza, según sea temporal o estructural, hay que abordarla de manera distinta, con intervenciones distintas y adecuadas para cada situación.

Por eso en los últimos años hemos emprendido un camino de distinción y especialización de las actividades, destinando cada vez más los beneficios de las empresas para invertir en el futuro de las personas que reciben ayuda, es decir para hacer frente a problemas de los que es posible salir.

Siempre que es posible, se intentan crear nuevos puestos de trabajo productivos Indonesia_1_riden las empresas de la EdC y de apoyar la puesta en marcha de microempresas, de manera que el trabajo propio haga innecesaria la ayuda externa.

En otros casos, la ayuda consiste en una inversión en la instrucción y en la formación profesional de los jóvenes, ofreciéndoles ayuda para completar la educación básica, universitaria o profesional, con el fin de que tengan mayores posibilidades de acceso al mundo del trabajo y con ello un futuro mejor. Sentimos que son este tipo de inversiones las que debemos desarrollar cada vez más.

Pero la ayuda a los necesitados incluye también las situaciones de pobreza “crónica”, en las que es necesario dar asistencia para cubrir necesidades básicas: ingresos complementarios, asistencia médica, mantenimiento y mejora de la vivienda. Actualmente este tipo de ayuda se financia en su mayor parte mediante la comunión de bienes que realizan espontáneamente los miembros locales del Movimiento de los Focolares y sólo subsidiariamente se recurre a los beneficios de las empresas EdC.

El apoyo al desarrollo profesional y a la ocupación

El primer ámbito de intervención con proyectos de desarrollo es el del trabajo. En la mayor parte de los casos la ayuda que ofrece la EdC, para la puesta en marcha de actividades empresariales o para la consolidación de actividades ya existentes, se concede una parte de forma gratuita y otra parte como préstamo.

Con esta finalidad, se constituye a nivel local un fondo con el que se conceden micropréstamos y que se nutre de la progresiva devolución de fondos.

Las actividades financiadas siempre tienen la característica de crear puestos de trabajo para personas indigentes, que con anterioridad necesitaban ayuda de larga duración y que ahora, en cambio, pueden ganar lo necesario con su propio trabajo.

Reportamos algunas de las acciones en curso de realización en el año 2009:

Costa_dAvorio_ridCosta de Marfil

Granja avícola, Abidjan

Dos jóvenes técnicos veterinarios y una experta directora administrativa han establecido un criadero de pollos con el objetivo de vender pollos de calidad criados en modo natural. El proyecto apunta en los próximos años a realizar cursos de formación profesional y a dar trabajo a otros jóvenes.

Brasil

Restaurante de “comida rápida”, Cascavel

Para responder a la dramática situación de los menores abandonados o retirados de sus respectivas familias por los servicios sociales, una pareja ha adoptado siete niños con graves problemas de salud. Con la contribución de la EdC se está empezando un pequeño “fast food” con la venta de productos hechos en casa, que permitirá aumentar el ingreso familiar y poder así sostener los cuidados médicos de los niños.

Pastelería artesanal, Jandaia do Sul

La contribución de la EdC permitirá consolidar una pequeña actividad artesanal de pastelería administrada por una madre de familia, que hasta hoy vendía sus productos en fábricas y establecimientos comerciales transportándolos en bicicleta.

A través de la adquisición de un vehículo para las entregas y la contratación de una segunda persona como  cocinera, la actividad podrá dar ingreso estable a dos familias.

Empresa de excavaciones agrícolas, Palmares do Sul

La ayuda EdC tiene por finalidad reactivar la actividad de una pequeña empresa de excavaciones para la agricultura, que tuvo que  interrumpirse a causa de la extraordinaria estación de lluvias. Se ha podido reparar la excavadora utilizada por la familia como fuente de ingresos, permitiendo así también a una de las hijas reanudar los estudios interrumpidos para ayudar a las necesidades familiares.

Actividad de representaciones, Curitiba

Gracias a un pequeño préstamo será posible sustituir el coche ya inutilizable con el que un padre de familia desarrolla su trabajo de representaciones, permitiéndole así  continuar la actividad.

Pizzeria a domicilio, Catalão

Desde hace varios años un núcleo de familias se ha organizado, en el tiempo libre, para producir pizzas para entrega a domicilio, con el propósito de financiar varias actividades de formación a la “cultura del dar”.
Desde este año, con el apoyo de la EdC, la actividad de voluntariado se transformará en una verdadera y propia microempresa dando trabajo regular a seis personas.

A continuación mostramos los resultados de algunos proyectos de los últimos años:

Serbia

Serbia__ridEscriben de la comisión EdC local: “D.y E. están felices y agradecidos por el micro-crédito obtenido, porque con esta actividad logran  ganar lo necesario para su familia. Este año han logrado devolver la primera cuota del préstamo y han destinado una cifra análoga a la inversión en la ampliación de la producción. También su hijo ayuda en la actividad con gran entusiasmo; tiene un trabajo irregular pero ve en el cultivo de los hongos la posibilidad de un trabajo fijo y rentable. A fin de año han donado una cierta cantidad de hongos como regalo para los pobres y otra parte para las actividades de formación de la comunidad".
”.

Croacia

Hacienda agrícola, Krizevci

«Estamos en el cuarto año de actividad del huerto y nos espera la primera y más significativa cosecha de ciruelas (alrededor de 30 toneladas).
Todas las 3,5 hectáreas han sido cultivadas gracias a las máquinas que hemos podido adquirir mediante el microcrédito. La ayuda profesional nos la aseguran el Instituto Regional de Fruticultura y un empresario italiano. El Estado nos da todos los años una contribución, y algunos empresarios serbios cubren los gastos de tratamiento de las plantas. En el 2008, gracias al segundo préstamo de la EdC, nos ha sido posible contratar a tiempo completo a una persona sin trabajo.
Ahora para asegurar una buena producción se debería instalar el equipo de irrigación.  Se han hecho ya los trabajos preparatorios y estamos buscando financiación».

Producción de medias, Krizevci

«En el 2008 ha habido un crecimiento en la producción de medias. Precisamente gracias a la adquisición Croazia_1_rid de una nueva máquina financiada con el micro-crédito EdC, nos ha sido posible acceder a la licitación para un suministro al Ministerio de Asuntos Internos. También las ventas a nuestro  principal cliente han crecido durante todo el año. Así hemos podido dar trabajo a una persona más. Los salarios de nuestros operarios son bajos, aunque son un 40% más altos que la media de los salarios en la industria textil en Croacia.

En los últimos meses se ha notado una caída en las ventas. Además de esto, el Estado ha acortado  los plazos  para pagar los impuestos y los proveedores quieren el pago anticipado, mientras que los clientes quisieran un tiempo más largo para saldar las facturas.
Cuando comenzamos la producción todas las maquinas tenían ya más de 20 años, por ello se debería proceder ahora a sustituir algunas. Las pequeñas empresas como la nuestra no tienen posibilidad de endeudamiento, pero estamos buscando financiación».

El apoyo a la enseñanza básica y a la formación universitaria y profesional

Belem_studio_ridLa instrucción es un componente fundamental para el crecimiento de toda persona y de toda comunidad. Es un derecho que hay que garantizar a todos y no se puede permitir  que los elevados costos de acceso excluyan a personas o sectores de población de su disfrute. Pero garantizar la instrucción desde la tierna edad es también una inversión para el futuro de las jóvenes generaciones, para su posibilidad de vivir dignamente realizando sus propias aspiraciones.

La ayuda ofrecida por la EdC en este ámbito sirve a menudo para hacer frente a las tasas escolares y universitarias y para financiar cursos de formación profesional, pero también para cubrir la compra de los libros de texto, para el transporte y para el alojamiento de los estudiantes que están obligados a vivir lejos de su propia familia, en las ciudades universitarias.

En la foto de al lado pueden verse algunas estudiantes que disfrutan de una beca de estudio EdC en Brasil. A continuación reproducimos algunas noticias que nos llegan del Norte del país:

Belem, Brasil

«Soy de una ciudad del interior del Estado del Pará, donde habitan mis padres. Desde el año pasado mi hermano y yo hemos tenido que alquilar una habitación en una ciudad vecina por motivos de estudio, ya que no podemos viajar todos los días a causa de la distancia. Hemos podido, por lo tanto, iniciar la universidad. Aunque es pública, los gastos mensuales para mantenernos en otra ciudad eran demasiado altos para nuestros padres.
He tenido la posibilidad de participar en el proyecto de becas de estudio EdC y así los gastos se han aliviado un poco. Además, hace algunos meses mi hermano tuvo que someterse a diversos exámenes clínicos costosos así que nos encontramos en una situación delicada. Entonces, la beca de estudio se convirtió en  “la ayuda en la hora justa”, porque no teníamos suficiente dinero para pagar el alquiler».

«Mis padres están separados. En casa estamos la mamá, mi hermano más pequeño y yo. Para no perder los años de trabajo y obtener una pensión suficiente la mamá ha debido recomenzar los estudios y yo, al terminar la escuela media, he ingresado en la universidad. Para no pesar sobre la mamá, hago un trabajito como manicurista y vendo productos varios... Recibo la beca de estudio EdC, que es un don porque me permite cubrir los gastos de transporte y del material de estudio. Esta ayuda ha sido particularmente preciosa durante un periodo del año pasado, porque los trabajitos que hago solamente pueden ser desarrollados en los fines de semana y por varias semanas seguidas no pude trabajar por problemas de salud y compromisos en la universidad. Con todos estos imprevistos, solo con la ayuda de la bolsa de estudio he podido llevar a cabo todos los programas de estudio sin comprometer la economía de nuestra casa. Siento una gratitud en el corazón... la ayuda para mí ha sido siempre preciosa, pero en aquel mes resultó imprescindible».

«En casa somos 8 hermanos, la mamá, que es ama de casa, y mi padrastro, que trabaja en la reparación de bicicletas. Nuestra situación económica es muy difícil, porque con nuestros ingresos no logramos mantener la familia. Yo trabajo en un pequeño negocio, pero lo que gano es poco y no me permite pagar un curso superior. Además, al haber siempre estudiado en escuelas públicas, no tenía una base cultural adecuada para afrontar una facultad universitaria estatal, en la que es muy difícil  entrar. Gracias a la beca de estudio he podido prepararme mejor para el examen y he sido admitida en la Facultad de Letras».

La ayuda en situaciones de emergencia

Hay situaciones de pobreza de las cuales, por diversos motivos, no es posible salir. Se trata de aquellas formas de pobreza “crónica”, que pueden sin embargo ser aliviadas.  En el curso del siglo XX, en muchos países del mundo, esta función ha sido progresivamente tomada a cargo del Estado, a través de la creación de los llamados sistemas de “bienestar”, en el ámbito de la sanidad, de las jubilaciones, de la ocupación, etc.

En las últimas décadas, sin embargo, el Estado está lentamente renunciando a ocuparse de la asistencia de sus propios ciudadanos, delegando cada vez más la tarea en el sector privado. Una de las consecuencias de esta evolución es el aumento de los costos a cargo de los ciudadanos y, por lo tanto, la exclusión del acceso a los servicios de las familias que no tienen ingresos suficientes para mantener un fondo de pensiones o un seguro sanitario. Una enfermedad imprevista o la pérdida del trabajo corren el riesgo de transformarse en situaciones de indigencia crónica, si no hay una comunidad pronta a ofrecer su apoyo.

La EdC ofrece, en estos casos, una ayuda para complementar los ingresos familiares, para afrontar curas médicas o para arreglar la vivienda. Algunas experiencias e informes que nos llegan del mundo pueden dar idea de la importancia de este tipo de ayuda:

Croacia

«Además de un pequeño departamento no poseemos nada; no tenemos auto, no viajamos ni vamos de vacaciones, tenemos muebles viejos, no hacemos ninguna actividad que cueste dinero… vivimos modestamente y gastamos sólo en las cosas esenciales: gastos de comunidad, alimentos y ropa. Por ello estamos agradecidos por la ayuda que recibimos y somos conscientes de la grandeza del amor que hay entre todos nosotros».

M. y S. tienen 5 hijos, 4 de los cuales viven todavía con ellos. A causa de una grave enfermedad, S. tuvo que jubilarse. Dos de sus hijos, todavía pequeños, tienen problemas de salud y la ayuda de la EdC les sirve para asistir a ejercicios especializados de logopedia y fisioterapia. Nos escriben: «No podemos decir que nos falte el pan, pero esta ayuda nos hace la vida más ligera, porque, no obstante nuestra atención a cada céntimo, sólo gracias a ella nuestros hijos pueden frecuentar los ejercicios de logopedia en nuestra ciudad. Y este año deberemos además pagar el alojamiento en otra ciudad de uno de ellos, a fin de que pueda asistir a una escuela especial».

A. es viuda y vive con dos hijas que estudian. Tiene una enfermedad crónica y necesita tomar siempre medicinas, no trabaja. Nos escribe: «Una vez fui a comprar una medicina pero vi que era demasiado cara para mí, y renuncié a tomarla. Aquella tarde llegó la ayuda de la EdC y comprendí que debía comprar aquel fármaco, para poder servir mejor a mi familia y a la comunidad».

«Agradezco esta ayuda, porque sin ella sería mucho más difícil para mi familia llevar todas las congojas que tiene. Nuestro problema más grande es la salud, que luego se refleja también en la situación económica. Uno de los hijos depende completamente de nuestros cuidados, y es necesario pasar mucho tiempo en casa con él. Verdaderamente llegamos con dificultades a final de mes y nos preocupan los precios que suben aún más, pero, también gracias a vuestra ayuda, a veces hay un mes que pasa inexplicablemente rápido. A los hijos les hemos enseñado que la modestia es un valor y no tienen muchas exigencias. Espero un día poder también nosotros ayudar a alguien».

I. e I. son ambos de edad avanzada y viven de los frutos de sus campos. El verano pasado estalló un gran incendio en la isla en la que viven; duró varios días y quemó su olivar con árboles centenarios. Ahora ya no pueden vender el aceite con el cual se mantenían y así con la ayuda de la EdC tratamos de aliviar su dolor. No tienen hijos y sienten que nosotros somos su gran familia.

Bosnia

«Vivo con mi suegra enferma y dos hijas. El gasto más grande en mi balance anual está constituido por la compra del combustible para la calefacción durante los meses invernales. También este año comencé a pensar en ello hace tiempo. Me invitaron a pasar algunos días en un encuentro de la comunidad del Movimiento. La situación económica no me lo permitía. Hablamos de esto en casa y todos me alentaron a ir. Allí recibí la ayuda de la EdC, precisamente la cantidad necesaria para la leña. Con esta acción iniciada por Chiara Lubich, he sentido el cuidado materno suyo y de tantos otros. Gracias a ella y a los demás por la luz que se ha encendido en mi vida, que deseo no se apague nunca».

Siguenos en:

Memoria Edc 2017

Memoria Edc 2017

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 837 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.