Especial NO SLOT KARMA

Vittorio Pelligra

Publicado en pdf Vita (232 KB) - marzo 2017

Logo Noslot KARMA Vita rid¿Por qué ensañarse con el juego de azar? En el fondo es legal, incluso está muy regulado. Además, mientras haya alguien que quiera jugarse su dinero, siempre encontrará a otro dispuesto a venderle esta experiencia, ya sea legal o ilegalmente. Así pues, lo mejor es que el sector sea legal. Así por lo menos se evita que los jugadores caigan en manos de las mafias. Además, estamos hablando de personas adultas, mayores de edad, libres, que dan su consentimiento y son capaces de elegir. Y por muy equivocadas que sean sus decisiones, nadie debería decirles con paternalismo qué es lo que tienen que hacer. También hay que tener en cuenta que se trata de un sector económicamente estratégico, que sólo en el último año ha registrado un aumento del 9% en las cantidades jugadas, que han ascendido a 95.000 millones de euros, una cifra récord, en plena crisis.

¿Y qué decir de las decenas de miles de personas que trabajan en el sector? ¿Quién se ocupa de sus familias? El estado, por su parte, también gana, a través de los impuestos. Ya sabemos que algunos pierden la cabeza y comienzan a jugar demasiado. Por eso, los concesionarios están obligados a usar una parte de los ingresos del juego en proyectos de prevención y cura de la ludopatía. “Juego responsable” es el mensaje. Todo encaja en un discurso impecable que se basa en cuatro sólidos pilares: los jugadores están satisfechos, las empresas crean puestos de trabajo, el crimen organizado tiene menos negocio y el estado recibe más ingresos fiscales. Bonito, ¿no? Si fuera cierto. En realidad, los hechos desmienten cada uno de estos argumentos, con los que se ha justificado y protegido la política de desarrollo del sector de los juegos de azar a lo largo de los años.

Primero: los jugadores están satisfechos. Preguntadles a ellos lo felices que les hace el juego. Gastan muchísimo dinero, muchas veces de forma incontrolada y más de lo que pueden permitirse. No porque quieran, sino porque no pueden dejarlo. Porque, como explica muy bien Natasha Dow Schull en su libro Adicción por diseño, los dispositivos para el juego están diseñados utilizando los conocimientos más avanzados de la psicología del comportamiento y de las neurociencias, para crear dependencia o, en palabras de un jugador entrevistado por ella, “personas ratón”. George Akerlof y Robert Shiller, premios Nobel de economía, utilizan en su reciente libro La economía de la manipulación: cómo caemos como incautos en las trampas del mercado (Deusto), la expresión “un mono en el hombro” para indicar los impulsos que nos inducen a consumir aun en contra de nuestros propios intereses. El mercado explota científicamente nuestros “monos en el hombro” para hacernos pagar por cosas que nos perjudican. Naturalmente el principal ejemplo de esta perversión económica es precisamente el juego de azar. “Los mercados libres no se limitan a ofrecer en abundancia lo que la gente pide – escriben los dos premios Nobel – sino que también crean un equilibrio económico idóneo para poner a las empresas en condiciones de manipular o distorsionar nuestra facultad de juicio con prácticas comerciales comparables a las células cancerosas que se cuelan en el equilibrio normal del cuerpo humano. Las máquinas tragaperras son un claro ejemplo de ello”.

Segundo: las empresas del sector crean puestos de trabajo. Es cierto, se estiman 140.000 empleos. Pero en realidad los empleos directos no son más de 30.000 y los empleos inducidos son algunas decenas de miles. La inmensa mayoría son personas que dedican una parte de su trabajo a actividades relacionadas con el juego: el barman que te vende el “rasca y gana” o el estanquero que sella los boletos de la bonoloto, por ejemplo. Adscribir al sector de los juegos de azar la existencia de camareros y estanqueros francamente parece un poco forzado. Una estimación correcta debería además tener en cuenta los llamados “costes de oportunidad”. Es decir, deberíamos preguntarnos cuánto hubiera producido el dinero gastado en las máquinas si lo hubiéramos usado de otro modo. El Órgano consultivo nacional de las fundaciones anti-usura se planteó el problema y calculó que en realidad el sector del juego de azar no ha creado en su conjunto puestos de trabajo, sino que, al drenar de la economía real unos 20.000 millones de euros en los últimos años, ha impedido la creación de 115.000 nuevos empleos, 90.000 en comercio y servicios y 25.000 en la industria. Visto así, el salo, en términos de ocupación, no parece especialmente positivo.

Tercero: se reduce el negocio del crimen organizado. El juego legal se sustrae al control de las mafias. Llevamos años oyendo este estribillo, hasta que casi hemos cubierto de altruismo la acción de las multinacionales con ánimo de lucro y de sus lobbies. En realidad, ha aumentado tanto el juego legal como el ilegal, “un sector de enorme interés para la criminalidad de cuño mafioso, que no ha dejado escapar la oportunidad para penetrar en un sector que le puede proporcionar enormes ingresos y a través del cual pueden reciclar e invertir, sin grandes riesgos, ingentes cantidades de dinero”. Es lo que se puede leer en el Informe sobre el juego lícito e ilícito aprobado el pasado mes de julio por la Comisión parlamentaria antimafia. Según este informe “la expansión del juego de azar legal le hace el caldo gordo al ilegal y lo potencia”, poniendo en marcha un círculo vicioso en el que “se proponen y se regulan poco a poco nuevas formas de juego legal que engrosan el número de jugadores, una parte de los cuales se siente atraído por ofertas ilegales similares, aparentemente más cautivadoras”. Dicho claramente: más juego de azar legal equivale a más juego de azar ilegal.

Para terminar, el cuarto punto: el juego de azar es también un excelente negocio para el Estado. En 2015 se han recaudado 10.000 millones en ingresos fiscales. Es cierto que el juego de azar es un excelente negocio, pero sólo para las multinacionales que gestionan este sector. Sus beneficios han crecido de forma desorbitada durante los últimos años, con un crecimiento del dinero jugado del 330% entre 2005 y 2016, mientras que los ingresos para el erario público sólo han crecido un 30%. Esto es debido a que los juegos tradicionales, que tienen mayores impuestos, han perdido popularidad en favor de las tragaperras, video loterías y los juegos online, que tienen menor carga impositiva. El Gobierno, en la Ley de Estabilidad de 2016, ha previsto un ligero aumento de los impuestos sobre las tragaperras y los sistemas VLT (hasta el 17,5% y el 5% respectivamente), pero al mismo tiempo impone una reducción del payout, es decir de la cuota mínima que hay que devolver al jugador en forma de premio. Así pues, no se tocan los intereses de las multinacionales; siguen pagando los jugadores.

Por otro lado, puede que no sea superfluo recordar que en 2007 el Tribunal TAR de la región del Lazio condenó a todas las sociedades concesionarias de juegos de azar en Italia al pago de una multa de 98.000 millones de euros. Durante años sus aparatos funcionaron sin estar conectados a a la red telemática que registra las jugadas y por consiguiente el importe debido al Estado. Una colosal evasión, sancionada puntualmente por los tribunales de cuentas. Pero desgraciadamente las multinacionales no han pagado. El Estado les ha condonado la multa reduciéndola primero de 98.000 a 2.500 millones y finalmente a 857 millones.

Pero volvamos a la conveniencia para las arcas del Estado. Por una parte tenemos 10.000 millones de ingresos fiscales y por otra los costes económicos y sociales. Si consideramos los primeros, por ejemplo, 4.000 millones anuales sólo por la falta de pago del IVA y les sumamos los costes sociales derivados de la bajada de productividad en el trabajo, el endeudamiento, la usura, el empeoramiento de la salud, el aumento de la criminalidad y el uso de recursos de los sistemas judicial, sanitario y de seguridad social, fácilmente se llega, según datos de la Fiscalía nacional antimafia, a una cifra cercana a los 30.000 millones. Los costes son el triple de los ingresos. ¡Un negocio redondo!

 

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Siguenos en:

facebook twitter vimeo icon youtubeicon flickr

El valor de los valores

argiolas tapawebGiuseppe Argiolas

Editorial Ciudad Nueva, Buenos Aires 2016

Leer más...

Las parteras de Egipto

lasparterasdeEgipto

Luigino Bruni - abril 2017

Editorial Ciudad Nueva Colección "Biblia y temas de hoy"

Lee las primeras páginas

Más información...

La destrucción creadora

Destruccion creadoraLuigino Bruni

Editorial Ciudad Nueva, Buenos Aires 2017

Leer más...

El árbol de la vida

ElarboldelavidaBruni, Luigino

Editorial Ciudad Nueva, abril 2016

Colección "Biblia y temas de hoy"

Leer más...

memoria 2014 15 250

Un año de vida de la EdC, estrategias y perspectivas de futuro. Descarga la   pdf Memoria EdC 2014/2015 (2.66 MB)
Ir a la versión online

Nairobi 2015: un lugar dedicado a todos los contenidos

Logo sito Nairobi rid modIntervenciones y experiencias  (vídeos y textos), galería fotográfica, powerpoints: todos los contenidos  para revivir los acontecimientos en Nairobi 2015

Ir al lugar    Ir a los contenidos del Congreso EdC  Ir a los contenidos de la Escuela de EoC  

Galería fotográfica Congreso EdC 2015

150531 Nairobi Congresso EdC 76 rid modMariápolis Piero, Nairobi (Kenia)
27-31 mayo 2015

ir a la galería fotográfica

Vídeo Resumen 2014 EdC España

365!La EdC en España va abriéndose camino!

Revive con nosotros los buenos momentos pasados juntos en este 2014.

2013 - Un año de vida de la EdC en España

edc 2013 EsHaz clic en la imagen para ver en imágenes un resumen de la vida de la EdC en España durante 2013

El dado de la empresa

Logo cube IT 150

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

Unete a la EdC

EoC Companies crop banner rid modRegistrando tu empresa en la nueva página web: edc-info.org

Para saber más...

Líneas para dirigir una empresa de Economía de Comunión

Binari_rid_modLa Economía de Comunión propone a las organizaciones productivas que siguen su mensaje y su cultura, las siguientes “líneas para dirigir una empresa”, escritas a la luz de la vida y la reflexión de miles de empresarios y trabajadores....
Leer más...

Por una economía del bien común

por-una-economia-del-bien-comun ridZamagni, Stefano

 Editorial Ciudad Nueva, abril 2012

Leer mas...

"Del elemento ético..."

Giuseppe_Toniolo_mod

"...como factor intrínseco de las leyes económicas””

Giuseppe Toniolo

Introducción al Curso de Economía Política pronunciada el 5 de diciembre de 1873 en la Universidad de Padua
Leer más...

RSS - suscríbase

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.