Memoria Edc 2014-2015

Negociar con el talento de la comunión

Empresarios y trabajadores ofrecen su tiempo, profesionalidad y recursos para que surjan nuevas empresas. Es una primera respuesta al llamamiento del Papa Francisco por una economía que no olvide a los pobres.

de Alberto Ferrucci

de la Memoria EdC 2014-2015, de "Economía de Comunión - una cultura nueva" nº 42 Suplemento adjunto a Città Nuova nº 2 - 2016 - febrero 2016

N42 Pag 03 Alberto Ferrucci AutoreLa Economía de Comunión ha alcanzado la meta de los 25 años, aunque en realidad nació en 1943, de una intuición de Chiara, una joven que se dejó atrapar por el Evangelio, en los refugios, durante los bombardeos. Descubrió que podía responder al inmenso amor que Dios le tenía, en el quizá breve tiempo de vida que le quedaba, si volcaba su amor en todos los que se sentían inseguros y aterrorizados a su alrededor, sobre todo en los más débiles, en los que más sufrían y en los que estaban solos.

Desgraciadamente hoy también hay personas aterrorizadas por las bombas. Los medios de comunicación nos traen el eco de su tormento, a través de las palabras de aquellos que han tenido que huir tras haberlo perdido todo y de las imágenes de playas sembradas de cuerpos abandonados de niños y adultos, a los que se les ha robado la vida antes de tiempo.

Donde se evapora el estado de derecho, debido a cálculos políticos y económicos (de los que nadie puede lavarse las manos), la barbarie de siglos pasados vuelve, pero con las armas del presente, esas que disuaden a los estados modernos de reparar el daño causado, puesto que ya no quieren arriesgar la vida por otros pueblos. Es una situación sin salida, en la que sólo un puñado de inconscientes desearía ocupar el puesto de los gobernantes.

¿Podemos entregar hoy al mundo el talento de la comunión, el único que construye una paz verdadera, como hizo Chiara en 1943 y después, con la EdC, en 1991? Este talento nos ha sido confiado para el mundo, no para que lo guardemos. N42 Pag 03 Editoriale Imprenditori EdcApenas disponemos de unos panes y unos peces, es decir, de nuestra experiencia de “comunión” en la empresa, en la economía y en la política, abierta a los que padecen distintas pobrezas: de comida, ropa, casa, seguridad, confianza, esperanza, autoestima y sobre todo de trabajo. Es una experiencia que se abre a los que están a nuestro alrededor y a los que, aun estando lejos, sentimos como amigos y compañeros de trinchera, allí donde más se sufre.

Con nuestras escuelas, los nuevos proyectos 1+1, la red de incubadoras, las asociaciones nacionales y los proyectos productivos que ya están en marcha gracias a los beneficios compartidos por las empresas (que van en aumento a pesar de que una parte de ellas después de 25 años ha cesado en su actividad), queremos superar la emergencia y mirar lejos, plantando semillas de comunión que inevitablemente crecerán.

Queremos hacerlo formando a los que buscan el camino y también estando al lado de los que creen haberlo encontrado, para que la actividad laboral que han proyectado sea concreta y sostenible. Podemos actuar para fortalecer en ellos la autoestima, y aumentar su confianza en el futuro, de forma que en ellos nazca el deseo de devolver a otros, lo antes posible, la ayuda que han recibido.

Alguien dirá que sólo los ejércitos pueden dar un vuelco a las situaciones. Hoy los soldados de países pacíficos ayudan a evitar guerras cruentas en Irak, Líbano, Kosovo, Mali, Sudán y en otros lugares, pero no son suficientes para desencadenar una paz verdadera. Tal vez ya no sea suficiente destinar impuestos a financiar ejércitos que impidan conflictos cruentos.

Tampoco esperar a que alguien diga qué es lo que hay que hacer. Como dice el Papa Francisco, me toca a mí, “periferia”, darme cuenta de las necesidades de los que están a mi lado y actuar, como Chiara en 1943, pidiendo al socio oculto, al Omnipotente, discernimiento para entender cómo construir la paz y hacer que fructifique el talento de la “comunión”.

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

Seguici su:

¿Quién está conectado?

Hay 394 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.