La EdC, un gran sueño: la segunda jornada de la Escuela EdC

Un método didáctico insólito: compartir la propia vida y los propios sueños. En la Mariápolis Piero (Nairobi, Kenia) continúa la Escuela EdC

de Lili Mugombozi

150523 Nairobi EoC School 30 ridLa EdC, un gran sueño, es el argumento alrededor del cual se han reunido los jóvenes presentes en la Ciudadela Piero, Kenia, el sábado 23 de mayo en la segunda jornada de la Escuela Internacional EdC. El número de participantes ha crecido, se han añadido al grupo los jóvenes de Argentina, Hungría, Egipto y de varios países africanos.

Nada más comenzar la jornada, tras el cálido “welcome” a los que no estaban aún presentes el día antes, Steven, un joven camerunés, toma el micrófono y les dice a sus coetáneos: “Tengo un gran sueño, que quisiera no perder nunca de vista: nunca dejar de soñar… si dejo de soñar, estoy acabado, ¿y vosotos)”. Tras las risas y aplausos, observando desde el fondo de la sala, intuyo que estos jóvenes son realmente estupendos. Sueñan, sí, pero tienen en mente proyectos muy concretos y precisos.

“Un gran sueño siempre nace y permanece estrechamente ligado a una historia personal… luego, las elecciones que se 150523 Nairobi EoC School 20 ridhacen deberían ser la consecuencia de lo que soñamos. Esta escuela es realmente especial, quien ha hablado nos ha dado no solo sus conocimientos sino también su vida más íntima, se nos ha dado a sí mismo”, me confía Christian, un joven de la República del Congo, reflexionando acerca de las historias de vida personal de sus dos docentes: Vittorio Pelligra, italiano, y Lorna Gold, escocesa.

En efecto, es curioso su método de enseñanza: contar la historia de su propia vida. Sorprende la asonancia de los acontecimientos personales que los han llevado, con el paso del tiempo, a comprender y hacerse estudiosos de la EdC… Siendo ambos jóvenes, es más, jovencísimos, entusiastas de la vida, creen fuertemente en el Ideal del Mundo Unido que comparten con muchos otros jóvenes del mundo entero. Un gran sueño, por tanto, nada menos que “el sueño de un Dios” –como les dijo en cierta ocasión Chiara Lubich, justamente a ellos, los jóvenes. Un sueño que no perderán de vista ni siquiera cuando lo que tocaba era hacer elecciones importantes en la vida, como la de la facultad universitaria en la que tener un impacto en la sociedad que les rodeaba, para construir concretamente –y no solo con palabras- una sociedad justa y digna para todo ser humano.

Historias con un encanto particular y un gran impacto sobre la audiencia que tienen delante. Hasta tal punto que Michel exclamó: “Me gustaría hacer mi doctorado sobre EdC. ¿Cómo realizar este sueño?”. Y añade: “y creo no ser el único de la sala”.

Nace entonces un diálogo profundísimo; docentes y estudiantes comparten sueños, frustraciones, faltas de motivación pero también pequeñas y grandes historias de éxitos. Se toma conciencia de la crisis económica mundial y de su impacto sobre los países en vías de desarrollo, de los grandes temas como el cambio climático, de las relaciones internacionales. Sorprende, por ejemplo, la consciencia del drama con el que conviven los jóvenes procedentes de la región minera del Katanga (República del Congo), prueba de cuánto tienen los pies sobre el suelo. Siguió el diálogo durante el riquísimo momento de intercambio en los distintos grupos de trabajo, momentos fundamentales del recorrido de estos grupos.

Nace entonces un diálogo profundísimo; docentes y estudiantes comparten sueños, frustraciones, faltas de motivación pero también pequeñas y grandes historias de éxitos. Se toma conciencia de la crisis económica mundial y de su impacto sobre los países en vías de desarrollo, de los grandes temas como el cambio climático, de las relaciones internacionales. Sorprende, por ejemplo, la consciencia del drama con el que conviven los jóvenes procedentes de la región minera del Katanga (República del Congo), prueba de cuánto tienen los pies sobre el suelo. Siguió el diálogo durante el riquísimo momento de intercambio en los distintos grupos de trabajo, momentos fundamentales del recorrido de estos grupos.

Siguenos en:

Memoria Edc 2017

Memoria Edc 2017

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 920 invitados y un miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.