Entrevista a las dos investigadoras del IUS que están estudiando el impacto de la EdC en la pobreza, al regreso de su viaje a Serbia

 por Antonella Ferrucci

130204-10_Serbia_05_rid2Cristina Viano y Jena Debbaneh, ganadoras de la beca de la AIEC para investigar el impacto de las iniciativas de la EdC en la pobreza, concedida el año pasado, llevan trabajando en Loppiano, en el IUS Sophia desde el mes de septiembre y ahora están en la sede de la Comisión Central de la EdC, en Rocca di Papa, para continuar su investigación trabajando tanto con la Comisión como con la ONG AMU. Los primeros días de febrero, Cristina y Jena participaron en la Misión de la EdC a Serbia.

Les preguntamos qué elementos de esta experiencia les han sido útiles para su investigación.

“Evaluar el impacto de las iniciativas de la EdC en la pobreza”… ¿Qué significa trabajar en esta investigación? ¿Qué realidades debéis conocer, más allá de razonar en base a los “fríos” datos estadísticos? Después de cinco meses de preparación teórica en el IUS, la misión de la EdC a Serbia parece haber sido una excelente oportunidad para ir adquiriendo un conocimiento más directo de las realidades de la EdC…

Cristina Viano: En efecto, así ha sido. Para realizar este estudio era indispensable, en primer lugar, entrar en la lógica de la EdC; comprender, por una parte, cómo viven las empresas la cultura del dar en el día a día y, por la otra, a qué necesidades concretas responden las ayudas. Durante la semana que hemos pasado en Serbia, hemos podido entrar en contacto con estos dos ámbitos, recabando información, ideas, preguntas... y con mucha curiosidad con respecto a muchas otras realidades locales de la EdC.

¿Qué tipo de reuniones habéis mantenido en estos días?

Cristina Viano: Hay tres figuras que pueden representar idealmente la variedad de los encuentros que hemos mantenido Cristina_Viano_02con las empresas de EdC en este viaje. Algunas familias de granjeros  nos han recordado las bases de la comunión en economía, así como la sencillez del ambiente familiar y comunitario en el que ésta se puede desarrollar, a partir de la cooperación entre pequeños productores y el don, no de beneficios, sino de una parte de los animales criados.
Una realidad muy distinta de la anterior, una gran empresa del sector agrícola, alimentario y comercial, ha puesto de relieve los dilemas y los retos que conlleva conciliar los valores de la comunión con crecer en tamaño, compartir con invertir, relacionarse con la comunidad local y con los bancos.
Por último, no ha faltado una figura emblemática de empresario, determinado a garantizar la calidad de sus productos y el trabajo de sus empleados, ampliando gradualmente su actividad sin endeudarse, incluso ofreciendo a la mayoría de sus clientes créditos pidiendo, en lugar de intereses, la construcción de una sólida confianza recíproca

En Serbia no faltan las dificultades. Es evidente que todavía hoy la economía sufre las consecuencias de la guerra. En algunos pueblos la pobreza está muy extendida y el desempleo es muy alto. Ofrecer nuevos puestos de trabajo y compartir los beneficios no será nada fácil…

Cristina Viano: Por eso precisamente la espontaneidad, la coherencia y la pasión que hemos encontrado en las tres realidades que acabamos de describir y en muchas otras de la región de Vojvodina, son testimonios importantes. Al conocer de cerca estas realidades, resulta más evidente aún que hacer economía de comunión no significa limitarse a una donación impersonal de dinero o a la aplicación de un determinado sistema de dirección. En Vojvodina significa, en primer lugar, vivir plenamente la propia realidad local, tener energía para inventar un nuevo trabajo a partir de una pequeña producción familiar, hacerse animadores de comunidades capaces de ofrecer servicios y cercanía a quienes se encuentran en dificultad.

¿Habéis tenido la ocasión de conocer también a personas receptoras de las ayudas?

Jena_03_ridJena Debbaneh: Sí, y ver la realidad personalmente es siempre muy distinto a “leerla” en los números. Hemos conocido personas que reciben ayuda para estudios, para atenciones médicas y para vivienda. En muchos casos no se trataba de una pobreza extrema. Todos estaban dispuestos a compartir su historia: cómo y por qué recibían ayuda, durante cuánto tiempo y cómo la utilizaban. Para nosotros era importante comprender bien sus historias, para hacernos una idea precisa de qué es verdaderamente una “ayuda”, pero también qué esperaban del futuro. Las respuestas siempre denotaban una cierta confianza en el futuro, lo que nos lleva a pensar que estas personas no están encerradas en una “trampa de pobreza”.

¿Puedes contarnos uno de estos encuentros?

Jena Debbaneh: Conocimos una familia que vivía en el campo, cerca de Belgrado. Las preguntas que teníamos en la cabeza antes de visitarla se nos cayeron ante la realidad de su casa. Era evidente la extrema pobreza material, pero también la alegría en la acogida y en compartir la comida y la bebida (cuando nosotras sabíamos que incluso un café podía ser un gasto excesivo para su presupuesto). Nos dieron comida en abundancia, pero también felicidad y amor. Así comprendimos que esta familia daba y compartía como la “viuda pobre” y en realidad eran ricos porque conocían el significado de la cultura del dar.

¿Qué te ha dado este viaje?

Jena Debbaneh: He entendido lo que quería decir y hacer Chiara Lubich cuando lanzó la EdC, volviendo a su punto de vista inicial: quería eliminar la pobreza y la desigualdad creando empresas para ello. Los pobres son el fin de la EdC y su inclusión en las empresas es el medio para valorar su eficacia.

 

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Prophetic Economy Awards

Siguenos en:

facebook twitter vimeo icon youtubeicon flickr

EoC-IIN

Logo Eoc iin 01 rid rid

International Incubating Network


ir a la plataforma Eoc-IIN
ir a la página dedicada

Escuela de Economía Civil

Logo SEC ridConocer la oferta formativa. Visitar la página dedicada.

La economía del dar

Chiara LubichChiara_Lubich_1

«A diferencia de la economía consumista,
que se basa en la cultura del tener,
la economía de comunión
es la economía del dar...

Leer todo...

Carta de identidad de la EdC

logo_edc_benvLa Economía de Comunión (EdC) es un movimiento en el que participan empresarios, empresas, asociaciones e instituciones económicas, así como trabajadores, directivos, consumidores, ahorradores, estudiosos, operadores económicos, pobres, ciudadanos y familias. Nació de Chiara Lubich en mayo de 1991 en Sao Paulo (Brasil).
Leer más...

Líneas para dirigir una empresa de Economía de Comunión

Binari_rid_modLa Economía de Comunión propone a las organizaciones productivas que siguen su mensaje y su cultura, las siguientes “líneas para dirigir una empresa”, escritas a la luz de la vida y la reflexión de miles de empresarios y trabajadores....
Leer más...

Unete a la EdC

EoC Companies crop banner rid modRegistrando tu empresa en la nueva página web: edc-info.org

Para saber más...

Conferencia en México

video mexico

¿Qué es la Economía de Comunión? - Conferencia de Luigino Bruni en el Instituto Mexicano de Doctrina Social de la Iglesia (IMDOSOC)

Humor con Formy

Ecco_Formy_rid_mod

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?
Saber más...

El dado de la empresa

Logo cube IT 150

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.