Firmas – Más allá del mercado – Nuestro tiempo sufre por la falta de utopías. Pero los carismas siguen desempeñando la misma función que los profetas bíblicos, siguen indicando una tierra prometida, una ciudad más hermosa.

Luigino Bruni

Publicado en  pdf Città Nuova n. 01/2017 (26 KB) del mes de enero de 2017

Utopia Carismi CN ridEn 2016, La Utopía, de Tomás Moro ha cumplido 500 años. El libro fue escrito en un momento de gran crisis política y espiritual de Europa. El descubrimiento del nuevo mundo comenzaba a poner en crisis al viejo, que, en medio del esplendor del Renacimiento, mostraba ya los primeros signos de decadencia. Como siempre, la decadencia comienza en el momento álgido del éxito. No es raro que los tiempos de crisis den lugar a grandes esperanzas y a grandes deseos (de-sidera hace referencia a la falta de estrellas y al anhelo por volver a verlas cuando la noche se acerca al final).

Entre utopía y profecía existe un lazo profundo. Son distintas, pero hermanas. La utopía critica un presente no querido, indicando un lugar lejano e inalcanzable cuya descripción siempre es un proyecto y un programa político para el presente. Los grandes utópicos han mejorado el mundo puesto que han impulsado hacia delante los límites de lo posible a la vez que señalaban lo imposible.

Los profetas bíblicos (y no sólo ellos) no hablan del futuro que le espera al pueblo (exilio, liberación, tierra prometida…) como de un no-lugar, sino como un destino que se cumplirá en el tiempo oportuno. El futuro profético no es menos real que el presente histórico, simplemente es distinto.

Nuestro tiempo sufre por la falta de utopía. La necesitamos mucho porque estamos en un momento de crisis, de paso, de cambio de paradigma y de “mundo”.

Pero los carismas siguen desempeñando hoy la misma función que los profetas bíblicos. Y por consiguiente siguen indicando la tierra prometida, la liberación de los esclavos, el alba de una sociedad de la gratuidad posible. Pero en nuestra época, el tema de los carismas ha quedado demasiado encorsetado dentro de las fronteras de lo “religioso” o de lo “espiritual”. Con ello, olvidamos que el primer don de los carismas ha sido y es civil: una contribución esencial para que la ciudad de todos sea más hermosa. El primer lugar de los carismas son las plazas, las fábricas, los parlamentos, los ministerios; lugares que, sin embargo, dejamos en manos de los técnicos, muchos de los cuales no han conocido nunca las verdaderas pobrezas ni a los pobres. Pero demasiadas veces son los propios carismas los que se auto-encierran en lo sagrado y en lo eclesial, convirtiéndose en profesionales del culto, olvidando su laicidad y aceptando su marginación económica y política. Un mundo sin carismas civiles no conoce la profecía ni la utopía buena. Deja de indicar un “todavía no” para vivir tan solo dentro de un triste “ya”.

Muchos carismas que surgieron alrededor del Concilio Vaticano II, hoy están viviendo una fase delicada y crucial, profundamente vinculada a la muerte de sus fundadores. Los movimientos espirituales y carismáticos, en cierto sentido, “mueren” con la muerte de su fundador. Su cuerpo social está tan vinculado a la persona del fundador que el primer cuerpo muere junto con la persona que encarnó el carisma. Muchos movimientos entran en crisis irreversible porque no logran comprender esta muerte.

Hoy los movimientos espirituales del siglo XX están siguiendo dos caminos distintos: uno conduce hacia el declive, el otro hacia el futuro. Por el primero se adentran aquellos que siguen viviendo el tiempo posterior al fundador como si éste no hubiera muerto.

Su mirada está completamente proyectada hacia el pasado, creen que mantienen la fidelidad al carisma “congelando” o “embalsamando” su cuerpo, para que se conserve durante el mayor tiempo posible. No actualizan radicalmente el lenguaje y los códigos simbólicos, sólo hacen pequeños ajustes al margen.

Pero otras comunidades y movimientos han tomado el segundo camino. Entienden que el único modo de “reencontrar” el carisma muerto con el fundador es aceptar su muerte y esperar una resurrección. Los Evangelios nos dicen que el cuerpo resucitado no es la reanimación del cadáver del viernes santo. El cuerpo es distinto, los discípulos y las mujeres los reconocen por la voz y las heridas. Los carismas, después de los fundadores, resurgen si los reconocemos en las heridas del mundo. Solo a partir de ahí son capaces de hablarnos de nuevo y llamarnos por nuestro nombre.

descarga el pdf artículo en pdf (26 KB)

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Las parteras de Egipto

lasparterasdeEgipto

 

 

 

 

 

 

 

 Luigino Bruni - abril 2017

Editorial Ciudad Nueva Colección "Biblia y temas de hoy"

Lee las primeras páginas

Más información...

Siguenos en:

facebook twitter vimeo icon youtubeicon flickr

El valor de los valores

argiolas tapawebGiuseppe Argiolas

Editorial Ciudad Nueva, Buenos Aires 2016

Leer más...

El árbol de la vida

ElarboldelavidaBruni, Luigino

Editorial Ciudad Nueva, abril 2016

Colección "Biblia y temas de hoy"

Leer más...

memoria 2014 15 250

Un año de vida de la EdC, estrategias y perspectivas de futuro. Descarga la   pdf Memoria EdC 2014/2015 (2.66 MB)
Ir a la versión online

Nairobi 2015: un lugar dedicado a todos los contenidos

Logo sito Nairobi rid modIntervenciones y experiencias  (vídeos y textos), galería fotográfica, powerpoints: todos los contenidos  para revivir los acontecimientos en Nairobi 2015

Ir al lugar    Ir a los contenidos del Congreso EdC  Ir a los contenidos de la Escuela de EoC  

Galería fotográfica Congreso EdC 2015

150531 Nairobi Congresso EdC 76 rid modMariápolis Piero, Nairobi (Kenia)
27-31 mayo 2015

ir a la galería fotográfica

Vídeo Resumen 2014 EdC España

365!La EdC en España va abriéndose camino!

Revive con nosotros los buenos momentos pasados juntos en este 2014.

2013 - Un año de vida de la EdC en España

edc 2013 EsHaz clic en la imagen para ver en imágenes un resumen de la vida de la EdC en España durante 2013

El dado de la empresa

Logo cube IT 150

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

Unete a la EdC

EoC Companies crop banner rid modRegistrando tu empresa en la nueva página web: edc-info.org

Para saber más...

Carta de identidad de la EdC

logo_edc_benvLa Economía de Comunión (EdC) es un movimiento en el que participan empresarios, empresas, asociaciones e instituciones económicas, así como trabajadores, directivos, consumidores, ahorradores, estudiosos, operadores económicos, pobres, ciudadanos y familias. Nació de Chiara Lubich en mayo de 1991 en Sao Paulo (Brasil).
Leer más...

Líneas para dirigir una empresa de Economía de Comunión

Binari_rid_modLa Economía de Comunión propone a las organizaciones productivas que siguen su mensaje y su cultura, las siguientes “líneas para dirigir una empresa”, escritas a la luz de la vida y la reflexión de miles de empresarios y trabajadores....
Leer más...

Por una economía del bien común

por-una-economia-del-bien-comun ridZamagni, Stefano

 Editorial Ciudad Nueva, abril 2012

Leer mas...

"Del elemento ético..."

Giuseppe_Toniolo_mod

"...como factor intrínseco de las leyes económicas””

Giuseppe Toniolo

Introducción al Curso de Economía Política pronunciada el 5 de diciembre de 1873 en la Universidad de Padua
Leer más...

RSS - suscríbase

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.