Sophia, una escuela de vida

Carlos L. Lizarraga, ingeniero y empresario mejicano, ha terminado hace poco su Master en Fundamentos y Perspectivas de la Unidad en el Instituto Universitario Sophia, con una tesis titulada “Jerarquía y Fraternidad: Análisis de su posible conciliación.” Le entrevistamos.

Sophia, una escuela de vida

por Licia Paglione

Gruppo_Sophia_rid

¿Cómo ha contribuido Sophia a tu formación profesional?

He descubierto que hay otras disciplinas que pueden ayudar a la mía. En Sophia se aprende a ponerse a la escucha de las demás disciplinas y este tipo de acercamiento puede ayudar, por ejemplo, a crear una forma de administración más humana: nosotros no somos sólo seres económicos, sino también seres psicológicos, seres sociales… somos todo en uno. En Sophia estudiamos economía, arte, psicología, filosofía, sociología, teología... todo lo que uno se pueda imaginar. Así nos formamos en una mayor interdisciplinariedad, que quiere decir una mayor humanidad.

Profesionalmente, estudiar en Sophia sirve para estar a la escucha de otras realidades y sinceramente esto yo no lo había encontrado en ninguna otra universidad, donde se tiende, por el contrario, a que los estudiantes se especialicen sectorialmente. Se les prepara muy bien técnicamente, pero poco como personas y en el diálogo, algo que, en mi opinión, es importantísimo también para la vida profesional. Recuerdo, por ejemplo, que espués de estudiar ingeniería de sistemas electrónicos, tuve que poner en marcha una empresa. Era muy bueno desde el punto de vista técnico, pero no sabía nada de contabilidad... Así que también para trabajar, como seres humanos, necesitamos estar formados de una forma más global.

Y como persona ¿qué te ha dado Sophia?

Como persona mucho más. Me he dado cuenta de que como personas somos mucho más complejos: las personas crecen también en ambientes informales Charliey cuando crecemos culturalmente crecemos también más globalmente. Cuando realizo una actividad, estudio, trabajo o estoy con los amigos, todos los aspectos de la vida están presentes. Y al crecer en el ámbito profesional, crezco también más en general. En Sophia, desde que me abrí al estudio, me abrí también a vivir con personas de otras nacionalidades, culturas, religiones y formación, que me han ayudado a crecer. En este sentido Sophia me parece una escuela para el mundo globalizado, porque nos prepara a comunicar, a dialogar, a confrontarnos con la diversidad.  Así pues, como persona para mí Sophia ha sido esto: una superación de mis limitaciones hacia los demás, hacia todo el mundo para tratar de vivir juntos. Esto es algo que desde fuera puede parecer bonito, pero es también difícil y doloroso. Pero después de convierte en alegría porque cuando se superan las dificultades uno se da cuenta de que ha crecido y es más feliz. Esto es lo que tenemos que hacer también en la vida, así que Sophia me parece una escuela de vida.

¿Qué es lo que más te ha gustado de esta experiencia en Sophia?

Es una pregunta muy difícil, pero creo que son las relaciones que he descubierto aquí. Nunca hubiera pensado en llegar a dimensiones de relación de este tipo,Gruppo_Sophia_Roma_rid que no había experimentado antes. Nunca había vivido relaciones en esta dimensión, en la que no somos solo amigos, sino algo más que no se puede explicar. Esto se ve sobre todo ahora, cuando la primera promoción se ha esparcido por todo el mundo: en lugar de sentirnos separados, nos sentimos tan unidos entre nosotros que cuando vamos a nuestros países nos echamos de menos. Esta profundidad en la relación no la conocía: esto es lo que más me enriquece.

¿Qué piensas de la EdC?

Antes de venir aquí trabajaba en empresas de la EdC y estaba convencido de que trabajando es como la conocería. Aquí me he dado cuenta de la importancia que tiene la teoría para la EdC. Y me he dado cuenta de que en ninguna parte del mundo se conoce totalmente esta teoría, porque en Brasil hay una pieza, en Italia otra pieza, en Filipinas otra pieza… Me he dado cuenta de que permaneciendo solo en una parte del mundo la visión que se tiene es escasa. Y Sophia es el mejor lugar del mundo hasta hoy para unir las piezas. Además, al estar en Sophia me he dado cuenta de la importancia de que los empresarios se esfuercen más por profundizar en los aspectos teóricos y viceversa, que los académicos se pongan más en la piel de los que trabajan para no elaborar teorías que después no tengan nada que ver con la realidad.

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 618 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.