La confianza: un pilar de la perspectiva económica civil

Entrevista a Vittorio Pelligra, profesor del próximo módulo de la SEC

Licia Paglione

Vittorio Pelligra, profesor de economía de la Universidad de Cagliari yVittorio Pelligra rid del IUS de Loppiano, lleva años trabajando en el tema de la confianza. La próxima semana hablará de ella a los participantes en el tercer módulo del curso avanzado de Economía Civil de la SEC, programado para los días 11 a 13 de diciembre en el Polo Lionello Bonfanti. Le hemos entrevistado.

Otro “pilar” de la perspectiva de la economía civil es la confianza. Usted ha escrito un libro sobre este fértil tema, que parece no tener mucho que ver con el mundo de las relaciones “frías” típicas del mercado, sino más bien con el de las relaciones “cálidas”, afectivas… ¿Cuál es el motivo por el que usted, como economista, lo considera tan fundamental para la vida económica?

Porque la confianza está implicada en todas las relaciones sociales y, en consecuencia, también en las económicas. En cierto sentido es como el aire que respiramos. Es transparente, no nos damos cuenta de su presencia e importancia, está en todas partes, pero también es delicada, frágil y se puede contaminar.

Es más, diría que cuando empezamos a darnos cuenta de su importancia, como ocurre con el aire, es cuando escasea o se contamina. Hoy tal vez la confianza ha adquirido un puesto central en el debate público precisamente porque empieza a escasear, porque la hemos explotado, traicionado y contaminado demasiado. En el ámbito económico esto puede comprobarse con facilidad si pensamos, por ejemplo, en los grandes escándalos financieros, como el caso Enron, Bernard Madoff, Parmalat, Cirio, o los bonos argentinos. Hay quien sostiene que la crisis de las hipotecas subprime, que dio origen a la crisis que seguimos viviendo hoy, no es más que una consecuencia directa de la traición de la confianza de los ahorradores americanos por parte de los grandes bancos.

No hay duda de que el tema es relevante, pero hay otro aspecto por el que merece la pena reflexionar sobre él, también desde el punto de vista económico, y es que no tenemos, como economistas, una buena teoría de la confianza. Estoy convencido de que de ahí nacen muchos de los problemas anteriores. No conocemos la confianza, no tenemos palabras para describirla y por eso, paradójicamente, la destruimos. Esta es la lógica a la que están sujetos todos los bienes comunes y con ellos también la confianza.

¿Qué ocurre cuando la confianza se desmorona en la vida de una empresa? ¿Y cómo se puede reconstruir?

El premio Nobel de economía Kenneth Arrow, decía que la confianza es el lubricante del sistema social y en consecuencia también de las empresas y otras organizaciones. Cuando en una empresa falta la confianza ocurre lo mismo que cuando un motor se queda sin aceite: sigue funcionando un tiempo, pero después se calienta y finalmente se funde y se para. Intentemos pensar cómo sería la vida en general sin confianza: no podríamos siquiera levantarnos de la cama por la mañana, estaríamos aterrorizados y paralizados. Lo mismo ocurriría en el trabajo, en una empresa: estaríamos obligados a recurrir incluso para las cosas más pequeñas a contratos, intercambios, a la lógica de los premios y los castigos, los cuales por una parte son imperfectos e incompletos y por otra pueden tener efectos contraproducentes. En definitiva, una pesadilla. La empresa implosionaría. Sobre esto hay interesantes estudios empíricos que ponen en relación la confianza extendida en la dirección y en los responsables y trabajadores de las empresas y su desempeño económico. Después, si falta la confianza, reconstruirla se hace extremadamente difícil, pero se puede hacer. Hace falta, por ejemplo, una gran coherencia y rectitud por parte de los responsables de la toma de decisiones; ésta se percibe como una señal de compromiso y genera confianza entre los empleados. Cuidar las relaciones y valorar la dimensión humana es otro elemento. La decisión de evitar niveles demasiado altos de competición entre los empleados y limitar el recurso a incentivos monetarios, son otros elementos que ayudan. Pero la verdad es que mientras no entendamos que la confianza es (también) un bien económico, no estaremos en condiciones de idear políticas de regeneración y salvaguarda del capital de confianza.

Siguenos en:

Memoria Edc 2017

Memoria Edc 2017

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 641 invitados y un miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.