Comprender el comportamiento humano para cambiar la economía

Entrevista a Vittorio Pelligra, profesor de la Summer School de EdC Madrid 2013

por Ana María Moreno Marín 

vittoriopelligraVittorio Pelligra, especialista en teoría de juegos y cooperación, nos ayudará a entender el comportamiento humano, que cambia en función de algunas variables personales y económicas. Cómo reaccionan las personas ante circunstancias externas y cómo interactúan en las  situaciones que afectan a su individualidad innata. Él nos guiará en nuestra búsqueda de la reciprocidad y el bien común a través de la nueva cultura de la Economía de Comunión.

Vittorio Pelligra forma parte del elenco de profesores de esta Summer School de EdC y asegura estar expectante. ¿Estás listo para empezar? Porque Vittorio lo está.

Has estudiado la cooperación. ¿Qué has descubierto? ¿Somos egoístas o cooperamos?

En realidad, no estudio sólo la cooperación sino cómo se comportan las personas en distintas situaciones económicas. Utilizamos experimentos para controlar cuidadosamente las variables que afectan a sus decisiones y analizamos cómo los incentivos conforman sus preferencias. Según la teoría económica estándar, la gente es interesada, así que cuando coopera lo hace por su propio interés. Sin embargo, muchos experimentos han demostrado que las personas tienden a cooperar también por muchas otras razones: porque se preocupan por los demás o porque tienen una inclinación innata hacia la justicia, la igualdad y la reciprocidad. Esto significa que las personas reales son más complejas que lo que dice la teoría económica estándar: a veces colaboramos y a veces no. Lo que tenemos que entender es qué factores y tendencias, internas y externas, favorecen la cooperación.

¿De qué manera la teoría de juegos ayuda a entender las cuestiones económicas?

La teoría de juegos es una especie de lenguaje que se puede utilizar para describir y comprender la lógica de las interacciones entre agentes, individuos, empresas, naciones e incluso especies no humanas. El sistema económico se puede entender como una red muy compleja de interacciones donde las consecuencias de nuestras decisiones dependen de la combinación de las decisiones de otras personas. La teoría de juegos nos ayuda a analizar estas interrelaciones. Cuestiones como la competencia entre las grandes empresas para fijar los precios o el lanzamiento de un nuevo producto se pueden analizar utilizando el lenguaje de la teoría de juegos. Pero también puede ser útil para cosas más fundamentales. Cuando tratamos con otras personas, tanto para cooperar como par competir, tenemos que averiguar cuáles son sus intenciones y, al mismo tiempo, tener en cuenta sus decisiones a la hora de tomar las nuestras, y así sucesivamente. Este tipo de razonamiento estratégico puede ser a veces muy complicado, por eso necesitamos la teoría de juegos para arrojar luz sobre él.

¿Qué transformaciones en la sociedad podrían generar un comportamiento más cooperativo entre los individuos?

Supongamos que la idea de que los individuos están motivados sólo por el interés es una especie de profecía de autocumplimiento. Es decir, que cuando decimos que las personas son egoístas, les inducimos a comportarse como tales. Eso se debe, en primer lugar, a que hemos creado una cultura que propicia valores como el individualismo y la codicia. Pensemos en el enorme pero injusto papel que las cuestiones económicas tienen en nuestra vida cotidiana. En segundo lugar, se debe a una antropología basada en el modelo del homo-oeconomicus que fomenta en las personas actitudes menos cooperativas y reales y las impulsa hacia hábitos egoístas. Esto demuestra lo importante que es, para construir un mundo más plural, el modelo multidimensional de la acción económica, capaz de explicar el altruismo, la equidad, la reciprocidad e incluso la gratuidad.

¿Cómo contribuye la EdC a entender el comportamiento de la cooperación económica?

Las organizaciones y los miembros del proyecto EdC representan un laboratorio fantástico, donde todas estas tendencias hacia la cooperación, pero también sus peligros y zonas grises, se pueden observar en vivo y describir, facilitando así su comprensión. Al mismo tiempo, el proyecto EdC y las empresas pueden beneficiarse mucho de la implementación de estándares, reglas y sistemas de incentivos capaces de mejorar la cooperación y la cohesión.

¿Crees que es posible otra economía, una sociedad más inclusiva, sostenible y humana? ¿Cuáles son los elementos clave para ello?

No sólo es posible, sino que, como la crisis económica mundial ha demostrado, es cada vez más necesaria. En el proceso de cambio hacia una economía más humana y sostenible, el proyecto EdC juega un papel crucial, ya que, a pesar de su pequeña dimensión, ilustra cómo las organizaciones económicas pueden no sólo contribuir voluntariamente al bien común, sino también mantenerse en el mercado y contar con trabajadores más realizados y felices.

¿Qué esperas de la Summer School de Madrid?

Tengo grandes expectativas. Espero encontrar muchos estudiantes motivados, un entorno internacional, debates difíciles… y también amistad y la posibilidad de compartir y presentar una visión de un mundo mejor y más justo.  

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.