Don y gratuidad: claves para construir una nueva economía

Entrevista a Anouk Grevin, ponente de la Summer School de EdC Madrid 2013

por Ana Moreno Marín

anouk grevinAnouk Grevin es profesora en la Universidad Politécnica de Nantes. En sus estudios sobre el don y la gratuidad, invita a dar un giro de 360 ° para obsevar realidades a las que no estamos acostumbrados. Uno de sus intereses son las nuevas formas de gestión y su impacto en el bienestar de los trabajadores.

Anouk, estudias la dinámica del don y la gratuidad, pero ¿qué es el don?

El don está continuamente presente en nuestras vidas, también en el mundo económico. Pensad en la forma de trabajar: no sólo ejecutamos una tarea como una máquina, sino que damos constantemente parte de nosotros mismos: la inteligencia, el esfuerzo, la disposición a cooperar con los demás, todo ello sólo puede ser ofrecido libremente. Y sin ello, no se puede hacer un buen trabajo. El don o la gratuidad no sólo son las horas extra que no cobramos.

El don es inherente al trabajo y no hay trabajo sin don. Pero el problema es que un don tiene que ser recibido como tal, si no, uno se siente herido. Sin embargo entrar en esta dinámica de dar y recibir es muy problemático para la lógica empresarial, porque el don es siempre incierto, es un riesgo, mientras que las empresas quieren asegurar, medir y gestionar todo.

¿Cuánto espacio tienen en realidad en el contexto socio-económico actual?

El don y la gratuidad tienen mucho más espacio en este contexto de lo que creemos. Las empresas buscan el rendimiento, la innovación, la inteligencia colectiva, la flexibilidad... Elementos necesarios para cooperar con muchos socios diferentes, asegurando la máxima calidad, seguridad y cumplimiento de un sin número de normas con costos mínimos y sin retrasos. ¿Creéis que se podrían alcanzar estos objetivos sin que la gente se diera así misma? Los gerentes lo saben, pero están tratando de "comprar" esta implicación con incentivos financieros. Considerando que el don es una dinámica de reciprocidad, si la gente no se ve reconocida en su trabajo, no puede sentirse feliz y se agota en empleos que dejan de tener significado alguno.

¿Por qué la EdC resalta la importancia del don y la gratuidad?

La Economía de Comunión destaca esta maravillosa intuición de que dar es la clave de la felicidad. Todos lo hemos experimentado, pero la EdC nos recuerda que es cierto también en la vida empresarial. En lugar de mantener esa lógica fuera de la actividad económica, la EdC nos invita a descubrir lo poderoso que es la lógica del don y de la gratuidad. Una empresa es un proyecto colectivo, es una aventura que tiene que llevarse a cabo con los demás y para los demás. Por tanto, su éxito está ligado a su capacidad de crear relaciones. Aprender a construir una cultura del dar y la reciprocidad es, en mi opinión, lo que  más necesitan muchas empresas y nuestras sociedades hoy..

¿Cómo podrán los participantes em la Summer School obtener una muestra de este concepto?

En una Escuela de Verano de EdC, estudiantes y profesores estudian una nueva teoría económica, pero sobre todo, experimentan cómo vivir la comunión. No es sólo una escuela de economía, sino también una escuela de comunión. Lo hacen a través de clases, talleres, discusiones informales, cada momento del dia puede ser una oportunidad para construir relaciones de comunión. Esa es la parte más emocionante de la Escuela de Verano, es algo único, construido por los propios participantes, y que no se puede olvidar una vez experimentado. Me gusta el eslogan de este año: "Conoce, comparte, crea, cambia". Realmente creo que conociendo a los demás, compartiendo - que significa también dar y recibir hasta hacerse uno-, podremos crear la nueva economía que queremos y contribuir a cambiar el mundo y a nosotros mismos.

Uno de los principales problemas de la juventud es acceder al trabajo y / o las condiciones precarias de empleo. ¿Los conceptos que estudias están directamente relacionados?

Sí, es un gran problema en muchos países, especialmente para los jóvenes. Pero creo que los jóvenes son también capaces de cambiar el mundo y la economía. Tienen grandes potencialidades y con grandes ideales serán capaces de crear nuevas oportunidades e inventar nuevas formas de trabajo, nuevas empresas, nuevos productos y procesos de organización. Estudios recientes sobre el suicidio en las grandes empresas en Francia, por ejemplo, han mostrado que estas personas eran directivos con excelentes condiciones de trabajo, pero que su empleo ya no tenía sentido. Mientras que trabajar para una cosntruir una economia mejor es una fuerza maravillosa que puede ayudar a superar muchos obstáculos. Y estar en comunión con aquellos que comparten este ideal es también clave cuando uno se enfrenta a situaciones difíciles.

Siguenos en:

Memoria Edc 2017

Memoria Edc 2017

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 382 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.