buenas prácticas

Un coro de agradecimientos a João Carlos Pompermayer

Con su competencia profesional y su gran humanidad, contribuyó inestimablemente al Polo Spartaco, que ahora es un modelo para el mundo.

publicado en anpecom.com.br

João Carlos Pompermayer 2Cuando se habla de la Economía de Comunión en Brasil, necesariamente el pensamiento va al parque empresarial, el Polo Spartaco. Y no es posible hablar de este parque sin mencionar a João Carlos Pompermayer, que murió el pasado 2 de julio en Bento Gonçalves-RS, donde vivía.
¿Cuál es la huella que deja tras más de 20 años de dedicación al nacimiento y al desarrollo del Polo? Damos la palabra a las personas que han compartido con él esta aventura. Su testimonio quiere ser sobre todo expresión de la gratitud de todos los que creen en una Economía de comunión y viven por ella.

Maria do Socorro Pimentel: "João Carlos era un hombre fJoão Carlos Pompermayer 3uerte, valiente, con convicciones firmes y gran capacidad profesional. Transmitía seguridad a los que trabajaban con él. Sabía luchar y discutir sin temor a imponerse para salvar la verdad. Reconociendo en Chiara Lubich a la autora del proyecto Economía de Comunión y en Ginetta Calliari a su primera protagonista, escuchaba sus palabras e inmediatamente quería ponerlas en práctica, sin peros. Ha luchado por esta causa haciendo frente a numerosas dificultades. Era incansable. Durante  más de 20 años ha venido cada mes a las reuniones de la sociedad ESPRI y a supervisar los trabajos del Polo Spartaco. Este compromiso era tan importante que, como decía muchas veces, para él era una prioridad. Por su competencia profesional y su gran humanidad, contribuyó inestimablemente al Polo Spartaco. Por ejemplo, él fue el autor de la redacción del primer Reglamento de régimen interior del Polo. Un trabajo tan bien hecho que pasó casi por completo a la versión definitiva. A pesar de su gran competencia, João Carlos siempre se ponía en el último lugar, dando valor e importancia a las sugerencias de otras personas"

João Carlos Pompermayer 4Antonio Carlos Cardoso: "Conocí a João Carlos en 1990. Entre nosotros surgió una gran afinidad porque teníamos varias características en común. Algunos años después volvimos a encontrarnos en ESPRI. Durante más de 14 años nos hemos visto todos los meses para revisar las actividades del Polo. También nos intercambiamos muchos emails. Me llamaba mucho la atención la seriedad con la que João Carlos se dedicaba a las actividades y a los proyectos de ESPRI. Por los trabajos que presentaba, se podía deducir el tiempo que les había dedicado."

Alberto Ferrucci: "Yo recuerdo que cuando llegó el momento de construir “de verdad” el Polo Spartaco, y Ginetta me preguntó a quién creía yo que debería pedirle que asumiera sobre sus hombros una tarea tan ardua, le dije: sólo se le puede pedir a un empresario experto, que sea a la vez padre de una focolarina (*). Lo dijo medio en broma, sabiendo por experiencia que un padre no puede decir que no a la petición de su hija. Yo no sabía que João era un gran empresario y sin embargo apenas dos días más tarde ya había llegado a la Mariápolis después de recorrer en avión 2000 kms desde su ciudad; allí estaba, a disposición porque se lo pedía su hija, para realizar lo que soñábamos juntos. En seguida noté una verdadera comunión fraterna. Ha llevado adelante esta tarea duante más de 20 años, contribuyendo con todos sus talentos a la construcción del Polo."João Carlos Pompermayer 5

Armando Tortelli: "Siempre me ha llamado la atención su testimonio y su amor por la EdC, que se expresaba en hechos concretos, nunca de relumbrón. Su presencia en el Polo no era desde luego pasiva, sino muy activa, una gran aportación. Estar al lado de João Carlos significaba siempre aprender y no sólo debido a su competencia. Era una escuela de vida cada vez más "contagiosa". Pensar ahora en el Polo sin João Carlos es casi inconcebible, pero siempre estará presente su ejemplo y su dedicación."

Ricardo Faria: "Hablar de João Carlos es hablar de la EdC en Brasil, desde los comienzos. Le conocí en los primeros pasos del proyecto del Polo. Tenía todas las cualidades para asumir toda la parte técnica del proyecto: era competente, humilde, sabía escuchar a todos, era seguro en sus argumentacicones. Incluso cuando dejé de pertenecer al Consejo, él me llamaba "mi Presidente". Cada vez que nos encontrábamos para mí era una gran alegría por la amistad y el aprecio que siempre nos han unido y nos sigue uniendo. Ciertamente nadie puede quitarme la "saudade" que siento."

Carlos Alberto Ferrari (actual presidente de ESPRI): "Recordando los comienzos de la EdC, las vicisitudes con la compra del terreno donde más tarde se asentaría el Polo y todas las reuniones que tuvimos juntos, sólo puedo decir que João Carlos era un hombre con la H mayúscula, un regalo de amor generoso, disponible, amable, delicado, en resumen un hermano."

Terminamos con Rodolfo Leibholz, que comparte la misma fe y la misma espiritualidad que animó a João Carlos. Su especial homenaje tiene forma e poesía:

Al amigo João Carlos…

Cuando Jesús vino al mundo, no le reconocieron.
Hoy también es difícil tener esa sensibilidad
que nos pone en condiciones de verLe.
Pero en el amigo João Carlos Le reconocemos…

Pienso en el ejemplo que nos ha dado,
en el amor especial que hemos recibido…
hasta el punto de permitir a Dios hacerse presente entre nosotros…

Cada idea que nos ha comunicado,
cada acción que ha impulsado nuestro Ideal…
ha sido una nueva revelación de Dios.

En su impecable elegancia,
en el rigor y seriedad de su estilo de vida,
en esa armonía, reconocemos a Jesús.

Muchas veces tenía el tono del profeta,
cuando reorientaba nuestro camino…
En las frustraciones, dolores y oscuridades…
reconocemos a Jesús en la Cruz.

En toda inspiración y realización,
en todo riesgo que asumíamos…
era Dios quien nos llamaba a ser sus discípulos
Y João Carlos siempre cumplía su misión.

(*) El término “focolarino” deriva del nombre del Movimiento “de los Focolares”. Los focolarinos viven en pequeñas comunidades de laicos – los focolares – que son el corazón de las diversas expresiones que componen el Movimiento. Su primer compromiso es mantener vivo el “fuego” del amor evangélico de donde viene el nombre de “focolar”.

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 596 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.